30 de diciembre 2022 - 14:24

La Caja de Profesionales va por su propia reforma jubilatoria

La institución presentó al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) un anteproyecto que busca reducir el déficit a partir de cambios paramétricos en las jubilaciones.

La Caja de Profesionales Universitarios busca complementar los cambios que establece la  reforma de la seguridad social en Uruguay.

La Caja de Profesionales Universitarios busca complementar los cambios que establece la  reforma de la seguridad social en Uruguay.

El directorio de la Caja de Profesionales Universitarios presentó en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) una anteproyecto de ley para reducir el déficit de la institución antes de 2024, que podría aprobarse de forma exprés de cara a la reforma de la seguridad social en Uruguay y con la media sanción a dicho proyecto obtenida en el Senado de forma reciente.

La Caja de Profesionales pierde, actualmente, unos 2 millones de dólares por mes debido a una mayor cantidad de egresos que ingresos. Ante esta situación insostenible hacia mediados del 2024, la institución acercó una iniciativa que propone aumentar la edad mínima de retiro, así como una nueva forma de calcular las jubilaciones, entre otras modificaciones a artículos de la Ley 17.738, que define la estructura de la Caja.

Según los miembros del directorio, los cambios son necesarios e imprescindibles para llevar adelante los próximos años, en los cuales se proyecta un número creciente de jubilados en tanto actualmente el 10% de los afiliados en ejercicio tiene entre 55 y 59 años; y otro 10% en ejercicio tiene entre 50 y 54 años. A su vez, el 20% de los jubilados de la Caja tiene 80 años o más.

Qué modificaciones contempla el anteproyecto de la Caja de Profesionales

Uno de los puntos del anteproyecto marca la suba de la edad mínima de retiro de 60 a 65 años, al igual que la reforma de la seguridad que deberá terminar de votarse en Diputados el año que viene. Asimismo, establece el incremento de la tasa de aportes del 16,5% al 19%, y agrega una tasa de contribución pecuniaria a los afiliados pasivos.

Por otra parte, la iniciativa introduce también modificaciones en el cálculo del sueldo básico jubilatorio. De esta forma, en caso de aprobarse la propuesta, el monto de las prestaciones pasaría de calcularse en función del promedio de ingresos de tres años; a calcularse en función de 18 años. A su vez, la tasa de reemplazo se reduciría del 50% al 45%.

Sin embargo, desde la institución consideran que no es una rebaja de las futuras jubilaciones sino un cálculo diferente. Mientras tanto, habrá un régimen de transición igual al planteado a nivel nacional.

La iniciativa fue aceptada por el gobierno en buenos términos

Por su parte, el ministro de Trabajo Pablo Mieres afirmó que existe una importante sintonía entre el gobierno y el contenido de la propuesta elaborada por la Caja de Profesionales Universitarios, por lo que es muy posible que la misma se transforme en un proyecto de ley para presentar apenas termine el receso parlamentario.

En ese sentido, el funcionario señaló que la iniciativa hace que la Caja sea viable en un plazo más extendido, a la vez que se alinea con el régimen general.

En cuanto a la posibilidad de que el Estado deba, aún así, financiar ciertos déficit de la institución —algo señalado por el directorio, en tanto entienden que una solución definitiva a este problema debería implicar un cambio estructural—, Mieres sostuvo que es un tema que se deberá cuantificar y analizar antes de tomar una decisión. Pero lo más importante a corto plazo, consideró, es actuar frente a una situación de crisis para darle tranquilidad a los afiliados en ejercicio.

Dejá tu comentario

Te puede interesar