8 de mayo 2024 - 17:14

Las cámaras empresariales expusieron sus propuestas al sistema político en pleno año electoral

Competitividad, jornada laboral y seguridad social fueron los ejes de los planteos en el tradicional almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing.

Representantes de las principales cámaras empresariales expresaron sus propuestas al sistema político en la previa de las elecciones 2024.
Representantes de las principales cámaras empresariales expresaron sus propuestas al sistema político en la previa de las elecciones 2024.

Las cuatro cámaras empresariales más importantes del país coincidieron en señalar la problemática del atraso cambiario y la preocupación que genera la posible derogación de la reforma de la seguridad social, al realizar un análisis del estado actual de Uruguay y presentar sus iniciativas de cara al año electoral ante jerarcas y precandidatos durante el tradicional almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing.

Además de la competitividad y los eventuales efectos del plebiscito del PIT-CNT, los representantes disertaron también acerca de la reducción de la jornada laboral y la actividad económica ante una calificada platea donde además de empresarios estaba el novel ministro de Trabajo y Seguridad Social, Mario Arizti; el intendente de Canelones, Marcelo Metediera; y los precandidatos presidenciales Álvaro Delgado y Guido Manini Ríos.

En ese escenario, el presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Patricio Cortabarría, afirmó que “el agro contribuye con casi el 21% del PIB y el empleo que genera impacta en el 17% de la masa salarial total”. El gremialista del agro reflexionó que “Uruguay tenía previsto crecer en 2023 un 3%, pero terminó creciendo un 0,4% como consecuencia de la sequía". "Eso demuestra el impacto que genera el sector agropecuario en el país”, dijo.

Cortabarría estimó el déficit del sector en 1.800 millones de dólares, separándolo en aproximadamente mil en la agricultura, 258 en el ganado de carne, 145 en praderas perdidas, 136 en lechería, 43 en frutales y 12 en viticultura.

Menos burocracia, eficiencia y productividad

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio y Servicios, Julio Cesar Lestido, centró su exposición en la presentación del “Pacto por la patria” que recientemente la gremial elaboró y está ofreciendo a los candidatos políticos para su ratificación.

La creación de una “segunda oportunidad laboral” para las personas privadas de libertad, el combate eficaz al crimen organizado, la modernización del estado y reducir cargas tributarias son algunos de los principales ítems de la propuesta que Lestido argumentó en su presentación.

“¿Hasta cuándo el sector privado va a pagar el precio del Estado? Es una de las preguntas que comúnmente surge, la cual plantea desafíos significativos. Necesitamos un Estado más eficiente, y por eso es fundamental que se continúe priorizando la reducción del gasto público en lugar de recurrir a los métodos de impuestos y tarifas”, expresó con contundencia Lestido.

Sobre otros de los aspectos controversiales que actualmente está en el debate político y sobre el que también se expresa el documento, como es la propuesta de la reducción de la jornada laboral. El empresario reafirmó que “debe ir atada a la productividad” y que cada caso debe ser considerado de manera individual, aspecto que logró algunos aplausos de los presentes en el almuerzo.

El presidente de la Cámara de Comercio no eludió referirse al plebiscito convocado por la central sindical PIT-CNT sobre la reforma de la seguridad social. “Su aprobación afectaría al país con un déficit insostenible”, afirmó Lestido.

También la inserción internacional del país estuvo presente en el contenido de su mensaje: “Reconocemos los esfuerzos del gobierno en la búsqueda de nuevos mercados y esperamos que esto se convierta en una política de Estado. Necesitamos explorar más vías que nos permitan avanzar y prosperar en un entorno global cada vez más dinámico, llamando a una mayor facilitación a las exportaciones e importaciones, reduciendo costos y tiempos, impactando positivamente no solo en las empresas, sino también en los consumidores”.

Camaras empresariales adm.jpeg

La importancia de una industria competitiva

A su tiempo, el actual vicepresidente de la Cámara de Industrias, Gabriel Murara, también presentó una serie de propuestas y análisis que su sector propone al sistema político con el título “Plan de acción para el desarrollo industrial del Uruguay” que habla de tener una industria competitiva. Para eso mencionó la necesidad a mediano plazo de “reducir el gasto público y el peso del estado, bajando la cantidad de empleados públicos”, pero también refiere a medidas para mejorar ambiente laboral.

El documento propone reducir el gasto público del Gobierno Central en torno al 20% del PBI. “Esto requiere acciones para controlar la sostenibilidad fiscal, produce las presiones adicionales sobre el tipo de cambio real y permite disminuir la presión tributaria”, afirmó Murara.

En cuanto a la negociación colectiva, la presentación de la Cámara de Industrias refiere que exista negociación bipartita para empresas “grandes” y en el caso de las pequeñas o medianas, adhesión a lo acordado o el establecimiento de una negociación particular por empresa.

Murara reflexionó sobre la importancia del sector industrial en la economía del país. “En línea con la predisposición a la industria, cada producto en nuestro sector produce con un valor que corresponde a los 17.000 millones de dólares, de los cuales 10.000 millones aproximadamente se exportan a países de todos los continentes. Considerando el entorno directo e indirecto, generan unos 266.000 puestos de trabajo, el 17% de total del personal recuperado en el país”, contextualizó.

El rol de la construcción y un argumento diferente contra el plebiscito del PIT-CNT

Finalmente, el presidente de la Cámara de la Construcción, Alejandro Ruibal, se refirió también al aporte que su sector realiza a la economía nacional a la que ubicó en el 10% del PIB tomando en cuenta la cadena de valor de su industria, separándolo en un 4.9% directo, 3.5% indirecto (proveedores e insumos) y un 1.8% inducido, vinculado esto al consumo generado por sus trabajadores cuando se instala una obra en un lugar geográfico. Con eso se llega a un resumen de que el 16% de la población ocupada en Uruguay está asociada a la cadena de valor de la construcción.

Ruibal realizó un apartado para presentar propuestas como la creación de una Agencia Nacional de Infraestructura que tendría participación y control estatal, que vendría a sumarse al ya existente consejo de políticas de infraestructura, con amplia participación del sector privado y que ya ha tenido sus primeras reuniones.

Pero sin duda el momento más destacado de la participación del presidente de la Cámara de la Construcción fue cuando hizo referencia a la postura de su gremial respecto al plebiscito sobre la reforma jubilatoria. El representante de la gremial presentó un argumento diferente a los habitualmente utilizados por sus colegas de otras cámaras empresariales, centrándose en este caso a la eliminación de las AFAPs.

En esa línea, Ruibal consideró que, dado que este tipo de empresas financian obra pública y de infraestructura, su eliminación produciría un impacto de eliminación de 30 mil puestos de trabajo. “El 10-15% de los empleos de la construcción no estarían porque se eliminarían todos esos proyectos que ven, en viviendas, en aeropuertos, energías, centros educativos en el interior del país, que se concluyeron con la reintegración de las AFAPs”, expresó en tono firme Ruibal y concluyó: “Con esto no se puede dudar que están en juego muchísimos puestos de trabajo y la estabilidad institucional del país”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar