2 de septiembre 2023 - 14:11

Las ventas de supermercados, entre la diferencia cambiaria y la crisis del agua

El consumo en supermercados aumentó un 6,6% en el primer semestre, pero los departamentos de frontera con Argentina y Brasil registraron caídas importantes.

Las ventas de supermercados de Uruguay aumentaron 6,6% en el primer semestre, pero de forma muy dispar entre las regiones.

Las ventas de supermercados de Uruguay aumentaron 6,6% en el primer semestre, pero de forma muy dispar entre las regiones.

Las ventas de los supermercados en Uruguay aumentaron un 6,6% en el primer semestre, según un informe realizado por la Asociación de Supermercados (ASU); sin embargo, el balance positivo es relativo: mientras que las buenas cifras se explican mayormente por el aumento en el consumo de agua embotellada —consecuencia de la crisis del agua que afectó, mayormente, a la zona metropolitana del país, un efecto coyuntural—, paralelamente se registraron caídas importantes en varios otros rubros.

El consumo en los supermercados aumentó un 6,6% nominal durante el primer semestre del año en relación con igual período del 2022. Si se considera que la inflación de la primera mitad del año fue del 3,76%, la mejora también es en términos reales. Así lo expresa la ASU en un estudio realizado a partir de una canasta de productos relevada por la consultora Nielsen.

Sin embargo, el desempeño de los diferentes rubros tuvo variaciones importantes: mientras que el consumo de alimentos aumentó 1,9% —aumenta en términos nominales pero cae en términos reales— y el de bebidas aumentó un 16,2% —gran impulsor del crecimiento total, que encuentra explicación en la crisis del agua y la sequía histórica en el país—; las ventas en el rubro limpieza bajaron 5,7% y las de cuidado y tocador, otro 10,8%.

La diferencia cambiaria con Argentina, el principal problema

Las cifras de ASU a través de las diferentes regiones del país muestran caídas importantes en las ventas en supermercados —con excepción de Maldonado y Rocha que, además de Montevideo, también registraron un balance positivo. Es así que en suroeste —Colonia, San José y Canelones—, la baja es del 0,2%; en el nordeste —Artigas, Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo y Treinta y Tres—, el consumo en supermercados cayó un 5,2%; y en el litoral —Soriano, Río Negro, Paysandú y Salto— el retroceso fue del 6,5%. En el centro —Durazno, Flores, Florida y Lavalleja— las ventas también bajaron.

Según la gremial, la explicación de este panorama negativo, sobre todo en el litoral y en el nordeste, es por los “vecinos muy baratos” en términos relativos, debido a la diferencia cambiaria. En este sentido, el tipo de cambio real con Argentina está más de 50% debajo del promedio histórico, mientras que en el caso de Brasil sucede algo similar, tal y como consigna la consultora Exante.

Una muestra más de esta desigualdad en la frontera que afecta fuertemente a Uruguay es que la facturación en los comercios de las ciudades argentinas más cercanas a la frontera uruguaya la facturación crece a niveles de tres dígitos. En Concordia es 147% mayor, en Colón 128% más y en Gualeguaychú 255% superior. Sin embargo, las unidades vendidas aumentan a un ritmo menor: 18%, 8% y 59% respectivamente.

Para la ASU todos los datos analizados demuestran dos efectos: ingreso de mercadería para consumo familiar e ingreso de mercadería de contrabando que abastece comercios legalmente establecidos.

Por ello reclaman que “se cumplan todas las reglamentaciones aduaneras, tributarias, comerciales, sanitarias, bromatológicas, tanto nacionales, como departamentales”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar