1 de agosto 2023 - 11:13

Moody's Analytics destacó la baja de tasas iniciada por el BCU

Resaltó el efecto positivo que tuvo el ciclo contractivo para lograr la bajada del índice de inflación.

La tasa de corte para los títulos uruguayos podría se del 10% para la próxima licitación, y luego bajar de los dos dígitos.

La tasa de corte para los títulos uruguayos podría se del 10% para la próxima licitación, y luego bajar de los dos dígitos.

Foto: BCU

Moody's Analytics destacó que el Banco Central del Uruguay (BCU) haya iniciado el camino en la reducción del tipo de interés como consecuencia de los buenos resultados que tuvo el ciclo contractivo de la política monetaria para controlar la inflación.

En su informe “La desinflación en América Latina”, resaltó además a Chile que a pesar de tener un indicador de precios que dobla su objetivo central y el subyacente es tres veces mayor, también se sumó al camino de la reducción de la tasa de interés.

La inflación en América Latina está inmersa "en un ciclo decreciente", con la excepción de Argentina y Venezuela, gracias al efecto positivo de políticas monetarias restrictivas, aseguró Moody's Analytics.

Los emisores de Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay "fueron forzados por la realidad inflacionaria a acelerar el ciclo de alzas de tasas a medida que la inflación escalaba por encima de sus límites superiores", detalló. Luego, con el continuo apretamiento monetario, las tasas de interés de referencia llegaron al doble digito, lo que en general ha permitido detener el avance inflacionario, agregó.

El reporte señaló que "no es una sorpresa que Brasil sea el primer país latinoamericano -entre los grandes- en traer la inflación de regreso a su objetivo central (3,25%) a mediados del presente año". Le siguen México, con una tasa de 5,2% en junio, Uruguay (6%), Perú (6,5%), Chile (7,6%) y Colombia, "el único país, entre los seis grandes, cuya inflación aún se encuentra en una tasa de doble dígito (12,1%)".

Moody's Analytics subrayó también que el aumento de los tipos en la región incrementó el atractivo de los mercados de bonos latinoamericanos y causó una apreciación competitiva de las monedas locales.

En Uruguay, el peso se apreció en torno al 3,2% respecto al dólar en lo que va el año, provocando, no obstante, un serio problema de pérdida de competitividad para el complejo agroexportador y el sector industrial. El atraso cambiario es del 25% según el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES).

En tanto, el gobierno colocó un nuevo bono global precisamente en pesos, tras advertir lo que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el BCU describieron como “gran apetito” de los inversores por títulos en moneda nacional.

El bono global 2033 canalizó la buena respuesta que tradicionalmente hay en el mercado internacional, al lograr una colocación equivalente a 1.267 millones de dólares, con un rendimiento anual al vencimiento del 9,75%.

La ministra del MEF, Azucena Arbeleche, anticipó días atrás en diálogo con Bloomberg que Uruguay analiza una nueva emisión de bonos antes de fin de año.

Dejá tu comentario

Te puede interesar