19 de diciembre 2023 - 09:36

Proponen aumentar el Imesi al tabaco 56% para que baje su consumo

Cada año mueren en Uruguay, por enfermedades derivadas de fumar, la misma cantidad de personas que falleció durante la pandemia de Covid-19.

Subir el Imesi un 56% en los próximos 5 años reduciría la población fumadora enun 21% aproximadamente.

Subir el Imesi un 56% en los próximos 5 años reduciría la población fumadora en un 21% aproximadamente.

Foto: Freepik

¿Cuál es el impacto que pueden tener los impuestos al tabaco en la salud pública? Bajo esta consigna, se presentaron este lunes los resultados de varios estudios desarrollados a nivel local para responder ese interrogante.

La convocatoria fue realizada por la Organización Multidisciplinaria para la Integración Social (OMIS) y sirvió para conocer las conclusiones de las investigaciones realizadas por el departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República (Udelar) que se centraron en la evidencia existente sobre el beneficio de la aplicación de políticas públicas, basadas en las recomendaciones internacionales, de aumento de los impuestos a los productos de tabaco, su impacto en el mercado y cómo ha evolucionado esto en Uruguay en los últimos años.

La doctora en economía Patricia Triunfo, una de las responsables de la investigación dijo a Ámbito que “lo que encontramos es que se puede aumentar el IMESI (impuesto específico interno)”. “En términos reales, si aumentara un 56% en los próximos 5 años reduciríamos la población fumadora en un 21% aproximadamente, lo que significa casi 70.000 fumadores menos, lo cual sería una muy buena noticia para la salud pública. Pero, además, se podría aumentar la recaudación casi un 5%”.

Para el economista Guillermo Paraje, director del Hub Regional sobre Impuestos al Tabaco (Tabaconomía), Uruguay se ha atrasado respecto del resto de los países de la región. Hay países como Argentina, Chile, Brasil y Ecuador, que han superado la cantidad de impuestos que cobran en el precio respecto de Uruguay. De hecho, Uruguay no alcanza el nivel mínimo sugerido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es del 75% del precio. Uruguay está 10 puntos porcentuales por debajo de ese nivel. Parte de la evidencia que venimos a mostrar es justamente la necesidad de aumentar estos impuestos para bajar el consumo”, dijo.

“En general, la discusión de impuestos es donde más se ve el lobby de la industria. Y también es una cuestión ideológica fuerte, o sea, se asocia muchas veces los impuestos a daños a la actividad empresarial. Y eso se puede discutir en la mayoría de los impuestos, no se puede discutir en los impuestos al tabaco que, como el impuesto al alcohol, por ejemplo, no causan daño a la actividad empresarial, le causan un beneficio a la sociedad bajando costos de salud, bajando costos sociales. Entonces, presentar estos impuestos como dañinos a la economía es una estrategia hábil, pero es completamente falaz”, agregó el especialista.

Uruguay tiene un buen posicionamiento histórico en cuanto a políticas anti-tabaco las cuales, incluso se han mantenido más alla de los cambios de gobierno. “En términos globales, el país ha sido pionero histórico en todo lo que es control de tabaco. La política de control de tabaco es una política integral: espacio libre de humo, etiquetado, publicidad… estamos muy bien a nivel mundial en esas, pero en impuestos todavía hay un debe que sí se puede mejorar”, señaló Patricia Triunfo, profesora grado 5 del departamento de economìa de la Udelar.

La presencia del contrabando es otro de los temas que preocupa a los especialistas ya que “toda actividad ilegal socava cualquier política pública”, señaló Triunfo. “Debería hacerse todo lo posible para que no exista. En eso Uruguay ha firmado un protocolo para la eliminación del comercio ilícito desde el año 2018, que también es perfectible. Hay muchísimo por hacer para mejorarlo”, agregó.

Por su parte, Paraje fue enfático al señalar que el aumento de impuestos tiene un impacto directo sobre el aumento del precio y con eso la reducción de la venta. “Parte de la razón para subir los impuestos, además de recaudar, es que las empresas se vean obligadas a subir sus precios y eso afecte el consumo”, concluyó.

Los especialistas reafirmaron que detràs de todo este debate económico hay una cuestión de salud pública, que es la prioridad a atender. “Hay estudios que estiman que el 15% de las muertes son por enfermedades atribuibles al tabaco. Y eso, en el caso del Uruguay con unas 40.000 defunciones, significa que hay 6.000 casos año a año que podrían ser evitados”, indicó Triunfo.

Como referencia, recordó que 6.000 fueron los muertos que hubo por Covid-19 entre 2020 y diciembre de 2021. “Ahí estábamos todos impactados y es una cifra que nos movilizó como sociedad. Entonces, bueno, esa es la cantidad de personas que mueren año a año por consumo de tabaco”, subrayó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar