14 de noviembre 2023 - 19:44

¿Qué ocurre con el déficit fiscal en la previa a un año electoral?

Un informe de la Universidad Católica del Uruguay comparó el resultado de este gobierno con sus antecesores.

El déficit fiscal continúa con una tendencia al alza en los años electorales.

El déficit fiscal continúa con una tendencia al alza en los años electorales.

Un informe de la Universidad Católica del Uruguay (UCU) analizó el déficit fiscal del gobierno a finales del año previo a las elecciones presidenciales de 2024 y lo comparó con el resultado promedio de las gestiones previas desde el regreso de la democracia, en 1985.

En el estudio se partió de la base de que la evolución del déficit fiscal está muy relacionada con el ciclo electoral, al precisar que “en general, los gobiernos ajustan cuando asumen y desajustan antes de irse”, lo que suele agravar el resultado en el cierre de la gestión.

Del informe de la UCU se desprende que, al evaluar el resultado fiscal para cada uno de los cinco años del “gobierno promedio” entre 1985 y 2019, puede verse que el mejor año en materia fiscal es el tercero y el peor es el quinto.

El relevamiento del Observatorio que encabeza el economista Javier de Haedo destacó que entre esos años el deterioro fiscal promedio es de 1,3% del PIB. “Sin embargo, si se excluye al gobierno de Jorge Batlle, que fue el único en el que esa norma no se cumplió (el resultado fiscal mejoró en 2,1% del PIB entre los años tres y cinco), el deterioro promedio de los otros seis gobiernos es de 1,9% del PIB”, planteó el texto.

Grafiucu.jpg

Los datos actuales y la previsión a futuro

Al analizar los datos del gobierno, la UCU excluyó el “efecto fiscal COVID”, un factor extraordinario (se presenta en rojo en el gráfico). Allí se ve que el mejor año es “casi” el tercero, ya que a setiembre de ese año y a poco de terminar el cuarto año, 12 meses después, el déficit alcanzó el 4,2% del PIB, es decir que el resultado se deterioró 2,3 puntos, en una situación que incluso fue advertida por Fitch Ratings.

Para el relevamiento, “el ajuste fiscal inicial fue por su naturaleza transitorio, entre otras razones, por la caída real de los salarios y las pasividades y por la desaceleración de las inversiones” y explicó que “no se trató de un ajuste estructural, permanente del gasto, sino que fue apenas una represión transitoria”.

Y comparó: “Todo lo contrario ocurrió en los 12 meses a setiembre, cuando subieron considerablemente todos los componentes del gasto primario”. En esa dirección, el relevamiento indicó que el deterioro no fue “culpa” de los ingresos del Sector Público No Financiero (SPNF).

De cara al año próximo, la UCU anticipó que “está en proceso una recuperación adicional de los salarios y las pasividades y es previsible que haya un impulso incremental en la inversión del SPNF”, al tiempo que destacó que “resulta imprevisible la evolución de la recaudación en el contexto de un sostenido gasto de los hogares fuera de fronteras, en particular en Argentina”, debido al impacto de la diferencia cambiaria.

Dejá tu comentario

Te puede interesar