29 de febrero 2024 - 08:12

"Solucionar el atraso cambiario implica tomar medidas fiscales", advierten economistas

Expertos debatieron, en medio de matices y coincidencias, sobre el valor del dólar, la reforma de la seguridad social y la defensa de la competencia.

Tres economistas se refirieron al atraso cambiario en Uruguay y advirtieron por los riesgos del plebiscito contra la reforma de la seguridad social.

Tres economistas se refirieron al atraso cambiario en Uruguay y advirtieron por los riesgos del plebiscito contra la reforma de la seguridad social.

Tomar medidas fiscales y de apertura fue una de las soluciones planteadas para solucionar el atraso cambiario durante la primera actividad del año de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM), donde expusieron tres economistas para analizar las perspectivas económicas del Uruguay y la región para este año.

Hubo coincidencias y algunos matices, sobre todo a la hora de evaluar los pasos dados por el actual gobierno, con el foco puesto también en la reforma de la seguridad social. El economista Michele Santo, master por la Universidad de Chicago, consideró al atraso cambiario como uno de los grandes temas de la economía del país.

“Ha sido una constante en Uruguay prácticamente desde siempre, que ningún gobierno actúa proactivamente para tratar de solucionarlo, porque solucionar el atraso cambiario implica tomar medidas fiscales, de apertura de la economía y de regulación que ningún gobierno está dispuesto a tomar”, señaló.

Santo se refirió también a la comparativa de la situación con la región. “Comparados con Argentina, estamos en el paraíso. De hecho, cantidad de argentinos en los últimos años vinieron para Uruguay a vivir, a invertir, a crear empresas, etcétera, lo cual muestra un poco que estamos en una situación relativa mucho mejor. Habrá que ver cómo le va al gobierno de Milei para ver si ese flujo de gente y de inversores argentinos que ha venido se revierte o no”.

“Con respecto a Brasil, creo que también estamos en una situación bastante favorable. De hecho, no ha habido grandes sobresaltos en la economía uruguaya en los últimos años”, analizó.

“El próximo gobierno va a tener un desafío de si va a poder seguir tolerando el nivel de atraso cambiario que haya acumulado o si por lo menos va a tomar medidas para que no se siga agravando el problema. No digo ya revertirlo, pero mucho de eso también va a depender de cuál sea el contexto internacional en el 2025, cuáles sean los precios de los principales productos de exportación de Uruguay, cómo esté la región, etcétera. Y hoy todo eso está en discusión”, apuntó el economista.

Y concluyó: “Dependiendo de cómo termine el resultado fiscal este año, sobre todo si sigue bajando la inflación, por los mecanismos de inflación que hay de pasividades y de sueldos a nivel del sector público. Si baja la inflación de manera significativa, eso aumenta en términos reales el peso de las jubilaciones, el peso de la nómina salarial en el sector público”.

Michele Santo.jpeg

Un crecimiento “mediocre”

Por su parte, Martín Vallcorba, integrante de equipos económicos del Frente Amplio y economista por las universidades Complutense de Madrid y de Alcalá, además de la Udelar, definió al crecimiento del país como “mediocre”.

“En promedio vamos a estar creciendo una tasa del 1,5% promedio anual durante estos cinco años, que se suma a un pobre desempeño también que tuvo los cinco últimos años del gobierno del Frente Amplio. Por lo tanto, como país, vamos a estar acumulando diez años de un crecimiento muy bajo”, señaló.

Al respecto, el economista apuntó: “Eso, sin duda, es uno de los desafíos centrales que va a tener que enfrentar la próxima administración. Porque si el país no vuelve a crecer a tasas significativamente más altas que las que hemos observado en estos últimos diez años, no se van a poder generar las condiciones para poder financiar el conjunto de reformas y transformaciones que el país va a requerir para atender la emergencia social y la necesaria transformación educativa”.

En línea de propuestas para un futuro gobierno, Vallcorba señaló que será necesario “mejorar la inserción internacional, mejorar la educación con una verdadera transformación educativa, mejorar la competitividad y, entre otras cosas, así tenemos un problema derivado del atraso cambiario relevante que ha enfrentado la producción uruguaya en los últimos dos años y también avances necesarios en una agenda de promoción y defensa de la competencia en los mercados, que también ha estado ausente en este periodo de gobierno”,.

En su intervención, el economista Juan Dubra, profesor investigador de la Universidad de Montevideo y doctor en economía por la New York University, valoró positivamente la política del gobierno en el área. “Me parece que estuvo bien, especialmente la parte del manejo de la pandemia, y ahora se van a terminar de corregir los gastos que hubo en exceso por la pandemia”, comenzó.

Y prosiguió: “Vamos a haber terminado el período con un crecimiento razonable, se avanzó con la parte de la regla fiscal, con un crecimiento de 80.000 puestos de trabajo, con una tasa de empleo muy buena, recuperación de salario real aun después de la pandemia, o sea que me parece que fue un buen manejo en general de la economía”.

Dutra abogó que para el fin de esta gestión se profundice en temas como “la reducción de regulaciones que hacen que haya aumentos de precios innecesarios, lo que tiene que ver con importación de frutas y verduras, importación de pollo, flexibilizar asuntos técnicos con el comercio, que le harían muy bien al país”.

Martín Vallcorba.jpeg

Competencia y precios

El de los precios fue uno de los temas centrales manejados por los economistas durante el desayuno de trabajo convocado por ADM. “Los temas de competencia son centrales, en general, en cualquier economía, en particular en la economía pequeña como la nuestra, la política de promoción y defensa de la competencia debiera ser un aspecto central en la agenda de gobierno, y ahí tenemos un debe muy importante”, afirmó Vallcorba.

Por su parte, Michele Santo expuso que las características del Uruguay al tener una economía con escala pequeña “hace que tengamos que tener un Estado con servicios que es más difícil pagarlos. Ya se ha dicho que somos un barrio de San Pablo o de Buenos Aires, pero tenemos que tener servicio exterior, tenemos que tener policía, tenemos que tener ejército”.

“Tenemos que tener un montón de cosas que obviamente se vuelven más onerosas. Si queremos tener un sistema de cobertura de seguridad social como el que tenemos, amplísimo, donde la cobertura es bastante razonable, eso hay que pagarlo. No vienen del exterior a pagarnos 16 puntos del PIB en gasto de jubilaciones y pensiones”, afirmó.

A la hora de su intervención, Dubra fue enfático al afirmar que “a los uruguayos no les gusta la competencia, no hay vuelta que darle. Farmacias, bueno, no puede estar una cerquita de otra. ¿Supermercados? Ah, no, para poner un supermercado tenés que hacer un estudio de la demanda insatisfecha del barrio. Y eso es increíble, y eso es para grandes superficies”.

“En Uruguay, para abrir un supermercado de 300 metros, tenés que hacer un estudio de demanda insatisfecha, que es una cosa demoníaca. Después, la determinación de cuál fruta o verdura se importa de frutas y verduras depende de lo que opinan los productores”, se quejó.

Juan Dubra.jpeg

Reforma de la seguridad social

El rechazo a la posibilidad que mediante la recolección de firmas impulsada por el PIT-CNT se apruebe una reforma constitucional sobre la reforma jubilatoria fue otro de los temas donde hubo sintonía entre los conferencistas.

Para Vallcorba, la idea de un referéndum “es francamente negativa, no sólo desde el punto de vista de la sostenibilidad financiera, sino también por consecuencias indeseadas en términos de equidad. Por lo tanto, creo que no es un buen camino”.

“Por otro matiz, esta reforma constitucional no viene a derogar la reciente reforma del Gobierno, sino que nos retrotrae a una situación que es del siglo pasado. Entonces, no es tampoco una respuesta a esta reforma que sin duda tiene problemas y sin duda va a haber que atender”, expresó.

“Para mí la reforma que se propone es muy mala, echa para atrás una cantidad enorme de cosas y es como repartir, barajar y repartir de nuevo cosas que van 20 años para atrás. Me parece fundamental el tema de las cuentas individuales y también está el tema de que hay uruguayos que se han dedicado a estudiar qué pasa cuando hay una torta grande como son las AFAPs y qué difícil es mantenerlos si vos no tenés institucionalidad adecuada”, señaló a su turno Dubra.

Dejá tu comentario

Te puede interesar