12 de enero 2024 - 08:12

Trigo con rendimiento récord: más de 5 toneladas por hectárea

La cebada que quedó a muy poco del récord histórico, alcanzando los 4.789 kilos por hectárea.

La producción detrigo en Uruguay marcó un hito histórico en la última zafra, alcanzando unrendimiento de 5.037 kilos por hectárea

La producción de trigo en Uruguay marcó un hito histórico en la última zafra, alcanzando un rendimiento de 5.037 kilos por hectárea

Freepik

La producción de trigo en Uruguay marcó un hito histórico en la última zafra, alcanzando un rendimiento de 5.037 kilos por hectárea, el mayor registrado hasta el momento. Los datos surgen del último informe correspondiente a la Encuesta de Primavera realizada por la Dirección de Estadísticas del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (DIEA-MGAP). También se registró un muy alto rendimiento del cultivo de cebada que quedó a muy poco del récord histórico, alcanzando los 4.789 kilos por hectárea.

Productores y técnicos consultados por Ámbito señalan que estos niveles de productividad son el resultado de varios factores. Por un lado, una continua inversión en mejoramiento genético en las variedades de los referidos cereales, con nuevos materiales cada vez más rendidores. Además, hay mejoras en el manejo del cultivo (agroquímicos, modalidades de siembra, rotaciones) y acumulación de inversiones en maquinaria y equipos, que permiten siembras y cosechas más eficientes.

Por otra parte, recuerdan que la sequía del pasado verano -una de las más agudas registradas en el Uruguay- provocó una mineralización extraordinaria de nitrógeno en el suelo, el cual quedó disponible para los cultivos subsiguientes que llegaron en el pasado invierno, lo que seguramente también incidió en el aumento de rendimientos.

Con el rendimiento récord registrado y un área estimada en 267.000 hectáreas, Uruguay alcanzó una producción superior a 1 millón 340 mil toneladas, lo que le permite alcanzar un saldo exportable cercano al millón de toneladas.

La situación de los cultivos de soja y maíz

En cuanto a los cultivos de verano, el informe destaca un nuevo aumento en el área proyectada de maíz, que superaría las 213.000 hectáreas. Es la mayor área para este cultivo desde los años 70, pero bien puede considerarse un récord histórico absoluto: por aquellas décadas, el cultivo de maíz se realizaba de una manera muy diferente al actual, sin siembra directa, roturando la tierra y en un esquema de producción más vinculado a la subsistencia de productores familiares. Hoy el cultivo tiene un rendimiento mucho mayor, se hacen en siembra directa por parte de empresas especializadas de alta tecnología, con creciente aplicación de riego.

En el caso de la soja, el informe estima que el área se ubicará en un 1 millón 65 mil hectáreas, superficie levemente superior a la registrada el año anterior. Hace ya varios años que el área de soja se mueve en torno del millón de hectáreas. Este año hubo un área importante de siembra temprana, pero las lluvias ocurridas en la primavera provocaron demoras en otras zonas, que tuvieron siembras más tardías y -en algunos lados- hubo que realizar resiembras, lo que aumentó los costos. A esto se agrega una caída en el precio de la soja de casi 50 U$S/ton en los últimos seis meses. Con este contexto, muchos agricultores optaron por sembrar maíz en chacras inicialmente destinadas a soja, en lugares donde se puede manejar esa alternativa.

Dejá tu comentario

Te puede interesar