8 de junio 2024 - 14:50

Un año de inflación dentro del rango meta: ¿qué se espera para lo que queda del 2024?

El último registro del IPC marcó una aceleración en la evolución de precios que abre interrogantes sobre si se podrán mantener los objetivos establecidos.

La inflación lleva doce meses consecutivos dentro del rango meta.

La inflación lleva doce meses consecutivos dentro del rango meta.

Imagen: Freepik

La inflación cumplió doce meses consecutivos dentro del rango meta establecido por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Banco Central del Uruguay (BCU), marcando así un hito de la política monetaria del gobierno, a pesar de las consecuencias que, según advierten las cámaras empresariales, esto tiene en el tipo de cambio y en la competitividad del país. De todos modos, el último guarismo del Instituto Nacional de Estadística (INE) marcó señales de aceleración de los precios, ¿qué se puede esperar para lo que resta del año?

La última publicación del Índice de Precios del Consumidor (IPC) registró un aumento mensual del 0,4%, lo que elevó el valor interanual al 4,1% del anterior 3,8% de abril. A pesar del incremento, la inflación se mantuvo dentro del rango meta de 3%-6% —apenas por debajo del centro de 4,5%—, aunque lo llamativo fue que la suba ocurrió luego de cuatro bajas consecutivas.

Si bien el resultado no sorprendió del todo, ya que se esperaba alguna variación positiva ante las condiciones globales y el aumento de consumo interno por las mejoras en el ingreso en los hogares, se abren los interrogantes sobre qué esperar durante el segundo semestre, período en el que, a principios de año, se alertaba por el rebote de los precios. Al respecto, desde el BCU proyectan una inflación del 5,6% para el final del Horizonte de Política Monetaria (HPM).

Tranquilidad en el sector privado

Los empresarios apuestan, por lo menos, a otros siete meses de inflación dentro del rango meta, según el último relevamiento del INE. La Encuesta de Expectativas Empresariales (EEE) de mayo, mostró que el sector privado aguarda que el IPC se ubique en el 6% para fin de año, dato que no se modificó con respecto al informe anterior.

Al mismo tiempo, de la mediana de respuestas del relevamiento del INE surge que los empresarios auguran que ese porcentaje se mantenga en el año móvil cerrado en abril de 2025, lo que equivale a una baja de 30 puntos básicos.

En tanto, los empresarios aguardan que la inflación se sitúe en 6,5% para el año móvil cerrado en abril de 2026, lo que supone una reducción de 50 puntos básicos con relación al mes pasado.

Las proyecciones de los analistas y expertos

Por su parte, desde el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) aseguraron que la inflación interanual continuará transitando dentro del rango meta al menos hasta mediados de 2025.

En su último informe de inflación, la institución académica espera que en 2024 el Uruguay tenga una inflación acumulada del 5,3%, y que esta se mantenga dentro del rango meta hasta julio del 2025, cuando saltaría a 6,1%, para finalmente cerrar ese año en 6,4%.

Un dato a tener en cuenta es que la institución preveía un variación interanual en mato del 4,1%, lo que finalmente sucedió según los datos oficiales. De todos modos, "se mantienen los riesgos, tanto al alzo como a la baja en las proyecciones", puesto que "la volatilidad climática, exacerbada por el cambio climático, puede deparar sorpresas en rubros tales como alimentos frescos".

¿Puede influir Argentina en la inflación uruguaya?

La brecha de precios entre Uruguay y Argentina mostró en mayo una leve suba, la primera desde que Javier Milei es el presidente del país vecino, lo que enciende una señal de alarma para la economía, luego de los problemas que ocasionó la diferencia cambiaria entre 2021 y el año pasado. En ese sentido, el Indicador de Precios Fronterizos (IPF) que elabora en forma bimestral el Observatorio Económico de la UCU Salto, al que accedió Ámbito, reflejó un incremento del 9% en comparación con marzo, de manera que Salto quedó un 59% más caro que Concordia.

Si bien una profundización de la diferencia cambiaria y la brecha de precios puede traer problemas en la economía, para la inflación puede significar una presión a la baja. Esto podría ocurrir en el caso en que baje el consumo interno al interior de las fronteras debido a un aumento indirectamente proporcional de compras en el país vecino.

En contrapartida, no se puede desestimar el efecto que pueda tener la posible importación de inflación en dólares desde Argentina, a partir de una menor competencia de precios en algunos sectores tales como los de servicios.

Dejá tu comentario

Te puede interesar