Portezuelo: cuarta cuota y laudo, dos fichas en manos de Alberto Fernández

Ambito Nacional

Además del arbitraje solicitado por Suarez tras victoria pampeana (avalada por Bs.As., Neuquén y Río Negro), deberá resolver si reperfila Letras o paga compromiso acordado por Kirchner en 2006.

Como hace dos años, la pelota Portezuelo del Viento vuelve a los pies del Presidente. Mendoza, tras el revés del viernes en la reunión del COIRCO (el comité que agrupa a las cinco provincias que comparten la cuenca el Río Colorado) solicitó el laudo presidencial, una instancia habilitada cuando las decisiones del ente no son unánimes. Esta vez, la posición de La Pampa que llevó el gobernador peronista Sergio Zilliotto fue avalada por Buenos Aires, Río Negro y Neuquén: piden audiencias públicas y un nuevo estudio de impacto ambiental sobre toda la cuenca.

Además del arbitraje, Alberto Fernández tiene en sus manos otra decisión: el pago de la cuarta cuota el 28 de julio, de u$s18,5 millones, a través de la emisión de Letras para saldar la deuda con Mendoza, un arreglo extrajudicial sellado en 2006 entre Néstor Kirchner y Julio Cobos que formalizaron más cerca Mauricio Macri y Alfredo Cornejo. El reclamo es por los perjuicios a la provincia por no haber sido incluida en la ley de Promoción Industrial que abarcó a Cuyo. Será otra pulseada: ¿reperfilar también esos títulos, mantener un stand-by hasta que haya certezas sobre la continuidad de Portezuelo? En Mendoza alzarán una bandera: deuda de Nación y obra son asuntos separados.

El mendocino Rodolfo Suarez recalcula y mide los daños para lo que llaman en su provincia “la obra del siglo”, con una inversión superior a los u$s1.000 millones y que parecía encaminada. Los nuevos tiempos políticos implicarán más negociaciones, barajar y repartir otra vez. Mientras en La Pampa, vencedor ahora de la batalla que había perdido en tiempos de Macri, aseguran que Nación ya calcula los fondos para un nuevo estudio de impacto ambiental, Mendoza rechazó el pedido: Suarez insistió con la validez del realizado por las universidades de La Plata y del Litoral, contratados por el COIRCO, que destacaban los beneficios de la presa sobre el Río Grande, en el sur provincial, en Malargüe. Sobre esas bases técnicas buscarán torcer el pulgar de Alberto Fernández, aunque en la provincia no ven un escenario optimista. Dos años antes, el 4-1 había sido para los mendocinos, y los pampeanos habían pedido el laudo de Macri, que falló a favor de la obra y el tema terminó en la Corte Suprema. Un loop de laudos y demandas que se avecinan, como indicó este medio antes del encuentro.

La ilusión acuerdista del gobernador radical tuvo otro cimbronazo ese mismo viernes, en la previa de la reunión del COIRCO, cuando Suarez firmó el préstamo vía Fondo Fiduciario (la herramienta que ofreció Nación a las provincias dentro del paquete de asistencias) por $1.900 millones. En la gestión de Cambia Mendoza aspiraban a elevar ese monto, ya que gobernadores aliados al Frente de Todos habían suscripto giros mayores. Suarez pretendía arrimar a los $5.000 millones que había recibido el chubutense Mariano Arcioni, en un escenario de máxima, o a los $3.500 millones que pactó el entrerriano Gustavo Bordet, en un escenario de media. La adminstración de Suarez buscaba revertir un calendario de pago de aguinaldos a estatales fuera de plazo, en medio de un proceso de renegociación de su deuda.

Calendario

Además de Zilliotto, también el bonaerense Axel Kicillof, el neuquino Omar Gutiérrez y la rionegrina Arabela Carreras avalaron el nuevo estudio y las audiencias. Y dinamitaron la propuesta de Mendoza: introducir un fondo de garantías ante posibles incumplimientos y que sus socios accedieran a Portezuelo del Viento en calidad de veedores, tanto en la obra como en el manejo posterior.

En la práctica, la película sigue este viernes: el gobierno mendocino abrirá de todos modos los sobres con las ofertas para realizar la obra. Es decir, no detendrá el proceso de licitación ni volverá a posponerlo como en ya lo hiciera en dos oportunidades.

La Pampa festeja por una cuestión que cala hondo en su identidad, ya que si bien se trata de otro río, Portezuelo le recuerda su herida histórica por el cauce seco del Atuel. Nación, ahora tendrá también por su parte una prueba de fuego: el 28 de julio debe pagarle la cuarta cuota a Mendoza, de u$s 18,5 millones, en lo que se avizora como un nuevo round: en el entorno de Suarez ya anticipan que es una deuda de Nación con la provincia acordada por Kirchner y Cobos en 2006. Y que, de frenarse la obra, ese monto igual corresponde a Mendoza. Una pelea que se dará en un mes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario