16 de marzo 2016 - 12:48

Bayern Munich le ganó una serie épica a Juventus

Thiago Alcántara entró en el suplementario y cambió el partido. No sólo por su gol, sino por como hizo jugar al equipo alemán.
Thiago Alcántara entró en el suplementario y cambió el partido. No sólo por su gol, sino por como hizo jugar al equipo alemán.
Bayern Munich avanzó este miércoles a cuartos de final de la Champions League al vencer 4-2 a la Juventus en la prórroga de un partido infartante que perdía hasta el último minuto del tiempo reglamentario.

Thiago Alcántara y Kingsley Coman definieron el encuentro en el suplementario forzado por un agónico gol de Thomas Müller en el minuto 91. Juventus ganaba 2-0 hasta el último cuarto de hora y parecía tener sellado el pase a cuartos tras el empate 2-2 en la ida.

El Bayern llegaba como favorito tras el buen resultado de la ida, pero este miércoles mostró una cara irreconocible hasta los últimos 15 minutos de partido y comenzó pagando caro sus errores defensivos ante el equipo de Massimiliano Allegri.

Obligado a marcar, el campeón italiano buscó en el arranque ahogar la salida del elenco alemán. Y su apuesta rindió fruto en minutos: David Alaba y el arquero Manuel Neuer no se entendieron y dejaron un balón en la puerta del área que Paul Pogba envió a la red con el arco vacío.

Parecía mal escenario para el Bayern, pero la situación empeoró aun más. Con los locales volcados adelante, Alaba perdió otro balón en el área italiana, el español Álvaro Morata recorrió el campo entero sin oposición y cedió a Juan Guardado, que definió con calidad.

Sin el holandés Arjen Robben y con Xabi Alonso desorientado, Neuer impreciso y un mediocampo defensivo sin rodaje internacional, el Bayern se empantanó en la defensa italiana bajo los primeros silbidos de los 70.000 hinchas en el Allianz Arena.

Hubo que esperar al minuto 41 para que los de Munich forzaran a Gianluigi Buffon con una doble situación de gol con Müller y Robert Lewandowski, pero un mano a mano de Guardado recordó los enormes problemas de los locales para cerrar espacios.

"Antes uno habría dicho: un montón de pollos son más ordenados que esta defensa del Bayern", comentó Franz Beckenbauer en el canal Sky en el entretiempo del partido.

La entrada de Juan Bernat por Medhi Benatia cambió poco la situación. Pese a no contar con figuras importantes como Claudio Marchisio, Giorgio Chiellini o Paulo Dybala, la "Vecchia Signora" controló el balón y pudo incluso hacer el 3-0 después de que Morata desparramara a tres defensores en el área.

Pero a falta de 15 minutos, Lewandowski encendió la ilusión local cabeceando a la red un centro de Douglas Costa. El Bayern se pareció por primera vez al Bayern y, ya en tiempo de descuento, otro cabezazo de Müller forzó el alargue y desató un delirio en Munich.

Fue precisamente un gol de Thiago, el pupilo de Josep Guardiola, el encargado de mantener viva la última opción del entrenador de conseguir el máximo trofeo europeo con el Bayern, su gran objetivo desde que llegó a la gran ciudad Baviera hace tres años. En el tramo final, Coman redondeó la remontada en una noche grande del fútbol europeo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar