14 de diciembre 2010 - 00:00

Adiós al Mundial por equipos

La Argentina festeja la obtención este año en Düsseldorf, en lo que fue la última edición. El torneo no seguirá desde 2011 por falta de sponsors.
La Argentina festeja la obtención este año en Düsseldorf, en lo que fue la última edición. El torneo no seguirá desde 2011 por falta de sponsors.
El tenis alemán se vistió de luto al conocerse el fin por falta de recursos de la Copa del Mundo por equipos, un certamen tradicional en el calendario, que se disputaba desde hace 33 años en mayo en la ciudad de Düsseldorf. El principal auspiciante, la aseguradora ARAG, se retiró del torneo que respaldaba con 1,7 millón de dólares y no fue posible conseguir un patrocinador de esa envergadura, explicaron. «No podíamos asumir el riesgo financiero. El hueco en el presupuesto era demasiado grande», señaló el director del torneo, Dietloff von Arnim.

La Copa del Mundo de tenis por equipos se celebraba desde 1978 y servía como antesala de Roland Garros, el único Grand Slam que se juega sobre polvo de ladrillo. El año pasado se la adjudicó Serbia, actual campeón de la Copa Davis y este año, en la última cita, la Argentina, de la mano de Juan Mónaco, Eduardo Schwank y Horacio Zeballos, con el que sumó su cuarto trofeo.

Con el transcurso de los años, la competición concitó cada vez menos interés por parte de las grandes estrellas y el eco del público también se fue apagando. Astros como Rafael Nadal y Roger Federer no empuñaron nunca la raqueta en Düsseldorf porque el torneo no encajaba en su calendario o por atender compromisos más lucrativos. «En los últimos años, la situación fue empeorando», constató el fundador del torneo, Horst Klosterkemper. En Alemania fueron desapareciendo torneos femeninos como los de Berlín y Hamburgo o el Masters en Fráncfort. Otros, como el abierto masculino en Hamburgo, fueron degradados. Tras el auge con Boris Becker y con Steffi Graf, Alemania entró en declive. El director del torneo, Von Armin, cree improbable que pueda ser resucitado, también por la falta de apoyo de los jugadores y de la ATP. «Sólo si viniera el Niño Dios y nos trajese dinero. Pero no creo que ocurra», aseguró.

Dejá tu comentario