Duplican monto del impuesto al cheque que se puede usar para compensar Ganancias

Edición Impresa

Se permite ahora computar el 33% del tributo sobre el total del movimiento en cuenta. Hasta hoy se podía sólo sobre el 34% de los créditos.

El Gobierno puso en marcha la virtual eliminación para las pymes del Impuesto a los Créditos y Débitos Bancarios, más conocido como gravamen "al cheque", en un plan gradual de 5 años. De continuarse con la tarea, en 2023 el tributo se convertirá en un sistema de cobro anticipado de otros impuestos.

Por medio de un decreto firmado por el presidente Mauricio Macri, el Poder Ejecutivo prácticamente duplicó el monto que las empresas podrán aplicar para cancelar saldos de Ganancias, Ganancia Mínima Presunta o de la Contribución Especial sobre el Capital de las Cooperativas.

Hasta el momento, las empresas podían aplicar el 34% del impuesto devengado por la acreditación de dinero en las cuentas bancarias. Ahora podrán hacerlo con el 33% los montos surgidos de todos los movimientos, por la aplicación de 1,2% de alícuota (0,6% créditos-0,6% débitos).

Según ejemplificó el tributarista Ezequiel Pasarelli a Ámbito Financiero, hasta el momento por cada $100 de impuesto al cheque se podían computar solo $17. De un porcentaje del 34% se podía tomar sólo la mitad correspondiente a los créditos en cuenta. Con la modificación, la pyme podrá computar $33 por cada $100, tanto de entradas como salidas de dinero.

En tanto, las microempresas, cuyo rango de facturación anual va de $ 3 millones a $ 12,5 millones, de acuerdo con la actividad, seguirán computando el 100% del tributo como lo venían haciendo hasta ahora, mientras que las medianas empresas industriales, correspondientes al grupo denominado Tramo 1, que facturan hasta $520 millones al año, computaban el 50%, y ahora pasarán al 60%.

El movimiento tributario realizado por el Gobierno tiene un efecto de reducción del 20% del "impuesto al cheque", contemplado en la Reforma Tributaria. El programa gradualista prevé ir achicando en esa proporción durante 5 años para llegar al final del camino con un 100%. En ese punto, previsto para 2023, en los hechos el gravamen habrá virtualmente desaparecido para las empresas, ya que servirá como un mecanismo de recaudación de Ganancias y de Ganancia Mínima Presunta.

Mecanismos

Pero igualmente no se contempla la derogación: seguirá funcionando para las personas físicas. De algún modo, se supone que si alguien busca mecanismos para pagar menos por Ganancias con su empresa, pague por otro lado.

El decreto firmado además por el jefe de Gabinete, Marcos Peña y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, indica que la modificación tendrá efecto para todas las operaciones del ejercicio fiscal que arrancó el 1 de enero de este año.

De acuerdo con datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Impuesto a los Débitos y Créditos en Cuenta Corriente registró en abril una recaudación de $15.275, 4 millones, cifra que fue 20,5% más alta que en igual mes de 2017. En lo que va del año recaudó $64.837 millones, lo que implicó un incremento de poco más del 27% respecto del primer cuatrimestre del año pasado.

Dejá tu comentario