Por su sistema de pagos, acusan a Apple de abuso de posición dominante

Edición Impresa

La denuncia involucra a Apple Pay, una herramienta que funciona en los iPhone y que llegó hace poco a países como Argentina.

Bruselas. El gigante tecnológico Apple quedó en la mira de la Comisión Europea que anunció ayer la conclusión preliminar de la firma comete abuso de su posición dominante con el servicio de pago electrónico Apple Pay, que funciona en los teléfonos celulares de la marca. Este sistema desembarcó en la Argentina el mes pasado.

Margrethe Vestager, comisaría europea de Competencia, dijo en Bruselas que Apple “restringe a terceras partes el acceso a tecnología esencial necesaria para desarrollar soluciones rivales de billeteras electrónicas” en dispositivos de la empresa.

Por ello, apuntó, “nuestra conclusión preliminar es que Apple parece haber restringido la competencia, en beneficio de su propia solución, Apple Pay”. Esa actitud equivale a “abuso de una posición dominante, que es ilegal bajo nuestras reglas”, añadió.

El nudo de la controversia es el dispositivo que permite que aparatos se comuniquen a corta distancia, conocido por su sigla en inglés NFC, y que constituye la base para que se puedan efectuar pagos desde teléfonos móviles.

En los aparatos iPhone, sin embargo, únicamente Apple Pay tiene acceso al chip NFC, y una empresa que desee desarrollar una aplicación para iPhone que use el NFC tiene que pagar una tasa a Apple.

Además, únicamente los bancos asociados a Apple pueden beneficiarse de que sus aplicaciones móviles tengan acceso al chip NFC, permitiendo así efectuar pagos. Así, la Comisión Europea concluye que Apple no permite o limita el acceso al chip NFC para beneficiar su propia solución.

Y sostiene que Apple Pay es la única alternativa del segmento de billeteras digitales que tiene acceso al mecanismo NFC en los dispositivos de Apple o que usan el sistema operacional iOS.

En la actualidad, usuarios de teléfonos iPhone o de Apple Watch pueden efectuar pagos apenas aproximando esos dispositivos a los terminales electrónicos para lectura de tarjetas bancarias.

Por esa causa, dijo Vestager, “el mercado no está desarrollado porque no es posible a otras aplicaciones tener acceso al NFC”.

Esta investigación se había iniciado en 2020 ante quejas de bancos europeos que se resistían a pagar una tarifa a Apple para que sus aplicaciones móviles de servicios bancarios funcionen plenamente en los teléfonos del gigante digital cuyo CEO es Tim Cook.

La UE traba una enorme batalla legal para regular la operación de gigantes digitales como Apple en el espacio europeo, y hacer que se ajusten a la normativa del bloque.

Apple reaccionó alegando que la prioridad del servicio de pagos es la seguridad de sus usuarios y de las comunicaciones entre dispositivos. La empresa, continuará en contacto con la Comisión Europea “para garantizar que los consumidores europeos tengan acceso a la opción de pago de su elección en un entorno seguro”.

La Comisión dijo que la investigación no tiene plazo definido para ser finalizada. Si es considerada culpable, Apple tendrá que modificar sus prácticas para poder seguir operando en Europa o enfrentar multas de hasta 10% de sus ventas anuales.

Agencia AFP

Dejá tu comentario