Ramón cerca de San Lorenzo

Edición Impresa

El nombre del futuro director técnico es el tema más importante de la actualidad en San Lorenzo y el nombre que más suena -casi por unanimidad- es el de Ramón Ángel Díaz.

Sin embargo, la vuelta del riojano como técnico del plantel profesional encuentra la resistencia del presidente Rafael Savino, quien no está muy convencido con la idea por una cuestión presupuestaria (aún le están pagando el contrato de su paso anterior por la institución).

En principio, Savino prefiere avalar el plan de trabajo que inició el por ahora entrenador interino, Sebastián Méndez, y para eso planea reforzarle el plantel con la probable ayuda del empresario televisivo Marcelo Tinelli.

De hecho, la participación de Tinelli en la faz económica no sería tal con el retorno del riojano, por lo que ésa es la carta en la manga que guarda el presidente azulgrana para presentar ante los dirigentes que impulsan su vuelta.

De todas formas, los dirigentes oficialistas que impulsan la vuelta de Díaz le pidieron a Savino que apruebe el comienzo de las charlas para poder avanzar en el tema y ya para junio cerrar la vuelta del «Pelado».

No obstante, en los primeros contactos informales entre dirigentes del Ciclón y allegados al riojano, surgieron importantes diferencias en lo económico. Mientras el entrenador pidió 1.700.000 dólares para todo el grupo de trabajo, desde el club se estirarían hasta 1.200.000 dólares.

Algunos trascendidos indican que algunos directivos ya habrían acercado una cifra para abrochar el contrato y hasta sugirieron algunos nombres como refuerzos, pero esa versión fue desestimada por algunos hombres fuertes de la entidad de Boedo.

Como Tinelli no formará parte del grupo de apoyo si vuelve Ramón, estos dirigentes ya apuntaron al empresario Gustavo Ranucci, ex integrante del grupo inversor que lideraba el empresario televisivo, para invertir en la conformación del nuevo plantel.

El «Pelado» pidió anticipadamente que se mantenga la base del plantel, en especial a Juan Manuel Torres, aunque la situación contraria se daría con Bernardo Romeo y Emiliano Alfaro, que no serían de su gusto futbolístico.

Dejá tu comentario