Vuelve Martirio: “Soy una mujer del sur de las cosas”

Edición Impresa

María Isabel Quiñones Gutiérrez, conocida como Martirio después de abandonar el grupo «Veneno», nació en Huelva hace 57 años y hace 27 que arrancó su carrera personal como cantante. En la Argentina, se hizo famosa a partir de un álbum -»Coplas de madrugada»-, con coplas pasadas al jazz, que compartió con el pianista y director musical Chano Domínguez.

Pero su muy importante historia artística, menos conocida por aquí, incluye trabajos con una muy larga lista de artistas: Kiko Veneno, Ramimundo Amador, Javier Rubial, Lila Downs, Omara Portuondo, Compay Segundo, Chucho Valdés, Simón Díaz, Soledad Bravo y Maria del Mar Bonet, entre otros. Y su estilo se define por el eclecticismo; tanto que a lo largo de todo este tiempo, su discografía incluye por igual coplas, boleros, jazz, tango y flamenco, más allá de unos cuantos trabajos como actriz.

Después de 12 años de ausencia de los escenarios argentinos, Martirio -siempre detrás de sus peinetas y sus anteojos oscuros- volverá a Sudamérica para actuar en Montevideo (1/6), el teatro Fundación Astengo de Rosario (5/6) y el Gran Rex de Buenos Aires (7/6). Dialogamos con ella:

Periodista: ¿Por qué pasó tanto tiempo para regresar a la Argentina después de aquella excelente acogida que tuvo en los años 90?

Martirio: No sé contestarlo del todo. Tiene que ver con que quizá no dí con el manager adecuado, con las cuestiones económicas, con algo de aleatorio. Pero lo que sí puedo asegurar es que me da una alegría enorme volver a la Argentina. Lo pasé tan bien cuando anduve por allí. He sentido el cariño y la complicidad del público, y desde que partí estoy pensando en regresar.

P.: Ese romance con el público llegó de la mano de «Coplas de madrugada». ¿Qué significó ese disco en su carrera?

M.: Ese trabajo fue una bisagra, un antes y un después. En su momento no fue fácil hacerlo. Tuve que trabajar en televisión para pagar la producción porque nadie creía en eso. Sin embargo, después fue uno de los discos que más satisfacciones me ha dado.

P: Usted ha recorrido muchos caminos en su vida: el pop/rock al comienzo, una multiplicidad de géneros luego, su trabajo como actriz. ¿Qué de todo eso la define mejor?

M.: Soy una mujer del sur de España y del sur de las cosas. Soy intuitiva, enamorada de la música y de mi carrera. No me interesa el coste personal o económico que pueda significar hacer lo que me da placer. Me gustan muchas cosas diferentes y por eso es que todo forma parte de mí por igual. Creo que tengo la pasión sureña; y desde allí es que me gusta el teatro y la canción en diferentes formas. No me interesa tanto cantar mejor o peor; lo que me importa es llegar a las tripas de la gente, sentir que soy capaz de «menearlos». Vivo en Madrid desde hace 30 años, pero sigo llevando a Andalucía conmigo para todos los lados. Por eso, soy apasionada, descarada. Creo en el «desnudo artístico» y no me interesan las alfombras rojas.

P.: ¿Ese espíritu del sur de España guarda una relación más cercana que el de otras regiones con América Latina?

M.: Yo no sé qué pasa con el resto. Pero en cuanto a mí, muchas veces estando en Sudamérica me he reconocido en recuerdos que ni siquiera he vivido. Hay un océano que nos une mucho más que lo que nos separa. Es un «ida y vuelta» de muchos siglos; y la música, afortunadamente, se contamina en ambos sentidos. Y ni qué decir del cine de su país: ustedes tienen los mejores actores del mundo.

P.: ¿La música ocupa en su vida un lugar más importante que la actuación?

M.: La música está por encima de todo. Me encanta trabajar como actriz, por supuesto. Y yo puedo jugar esa parte con mis peinetas y mis gafas, o mismo actuando en cada canción. Pero en definitiva, para mí, nada es tan importante como la música.

P: Usted ha trabajado con acompañamientos instrumentales numerosos y con pequeños conjuntos. ¿Con cuáles se siente más reconfortada?

M.: Sin dudas, con el formato pequeño. Por cierto que también puedo bailar y hacer bailar, pero me gusta mucho más el contacto íntimo con mis músicos. Ahora mismo, en este viaje a la Argentina, iremos con mi hijo Raúl Rodríguez, que es guitarrista, y con Jesús Lavilla, un pianista maravilloso.

P.: ¿Qué será lo que escucharemos en estos conciertos sudamericanos?

M.: Cuando cumplí 25 años como solista, grabé un disco con cosas distintas que fui haciendo a lo largo de la vida. Eso es lo que iremos a presentar, de modo que habrá un poco de todo. Será como un repaso de todo este tiempo.

P: ¿Qué pasa con su nuevo disco?

M.: Eso es algo que está sucediendo también en este momento,, y aunque ya arrancaremos a presentarlo en España aquí quedará para otro momento seguramente. Es un disco que hice con poesía iberoamericana musicalizada por el cubano José María Vitier. Se llama «El aire que te rodea» y está en una línea de fusión entre el flamenco y la música cubana.

P: ¿Qué está ocurriendo por este tiempo con su carrera de actriz?

M.: De momento, nada. Me llamaron el año pasado para actuar en una obra de Jardiel Poncela pero mis compromisos como cantante no me lo permitieron. Siempre se complica el tema fechas, así que por ahora toda mi energía está en la música.

Entrevista de Ricardo Salton

Dejá tu comentario