Larreta se quedó sin "ficha limpia" para elección 2021

Política

Un compromiso con aliados, tal vez, o un tema más de confrontación, dominó la puesta de Vamos Juntos con un proyecto de ley que ya ingresó al recinto sabiendo que perdería la votación.

El oficialismo porteño llevó ayer al recinto de la Legislatura un proyecto de ley de reforma de las normas electorales de la Ciudad de Buenos Aires, para que se incluya lo que se conoce como “ficha limpia”, una condición para que no puedan presentarse como precandidatos o candidatos electorales quienes hayan sido condenados por la Justicia. La Legislatura porteña sesionó ayer en forma mixta, presencial y virtual, mientras que puertas afuera a metros del Palacio de Perú al 100, se realizaba el velatorio de Diego Maradona, a quien los diputados realizaron el homenaje de rigor antes de dar inicio a los debates y un minuto de silencio.

La oposición criticó con dureza la norma propuesta desde el oficialismo, pero también advirtió que el debate podría tratarse de un ardid del bloque Vamos Juntos.

La iniciativa, en rigor, fue presentada desde la bancada Confianza Pública, aliada del PRO y el resto de los socios políticos que integra el oficialismo porteño. Es la agrupación que se referencia con Graciela Ocaña.

La propuesta fracasada indicaba que no podían presentarse como precandidatos electorales quienes “se encuentren con procesamiento firme por la comisión de delito de lesa humanidad o por haber actuado en contra de las instituciones democráticas en los términos del artículo 36 de la Constitución Nacional” y los condenados por: Cohecho y tráfico de influencias, Malversación de caudales públicos, Negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, Exacciones ilegales y , entre otros delitos el de enriquecimiento ilícito de funcionarios y empleados.

Del Frente de Izquierda, Myriam Bregman rechazó el proyecto diciendo que no se estaba tratando un proyecto de ley sino que “se está debatiendo una campaña política promovida por la embajada de Estados Unidos, una campaña que se está llevando adelante en distintas provincias y también en el Congreso Nacional” y que el proyecto era “políticamente desastroso y legalmente inconstitucional”.

La legisladora remató con que “esta ley es un gran incentivo para judicializar las elecciones. Quien maneja la justicia puede armar causas contra opositores. Se crean condiciones para violentar la voluntad popular reemplazándola por el gobierno de los jueces”.

Para Cecilia Segura, del Frente de Todos, la iniciativa “vulnera el principio de inocencia y viola el derecho de ser elegido” además de que “deja abierta la puerta” al abuso de lawfare. Juan Manuel Valdés, de la misma bancada, criticó al oficialismo “por insistir en el tratamiento del proyecto a sabiendas que no tenía los votos para aprobarlo” y consideró que “lo hicieron solo para lograr un título en los medios y tratar de marcar a quienes no estuvimos de acuerdo con esta medida”.

En defensa del proyecto, habló el legislador de la Coalición Cívica, Hernán Reyes, quien aludió a que se buscaba “legislar sobre cuestiones de elegibilidad conforme a nuestro Código Electoral “y también para “reivindicar la política, para distinguir a los honestos de los deshonestos”.

Con 38 votos a favor la votación no logró reunir los dos tercios para aprobar la iniciativa electoral, que contó con 20 votos en contra de las bancadas de la izquierda y el Frente de Todos.

La sesión, que presidió el jefe de la Legislatura, Agustín Forchieri, continuó con el debate de una modificación al Código Urbanístico, fundada en explicar mejor los términos y aclarar conceptos, que el legislador Sergio Abrebaya (GEN) consideró que exponía una “clara concesión en altura al mercado inmobiliario”.

También la oposición rechazó la propuesta que había enviado Horacio Rodríguez Larreta y que se aprobó con los votos del oficialismo y aliados.

Del Frente de Todos, el legislador Javier Andrade consideró que “se modifican cuestiones sustanciales” como la posibilidad de dar mayor altura a los edificios y la autorización para que la planta baja de las edificaciones esté en desnivel hacia abajo con respecto a la vereda, lo que “representa un gran peligro para las personas con discapacidad”.

Para el legislador se incorpora una reforma que “permite invadir el centro libre de manzana con subsuelos de estacionamiento, lo que da por tierra con la superficie absorbente de dicho centro”.

Dejá tu comentario