27 de marzo 2024 - 08:15

Brusca caída del dólar: cuatro razones que la explican y un pronóstico a corto plazo

Se ubica en su menor nivel en 8 meses y al atraso cambiario vuelve a ser el mayor punto de debate en la economía local.

El dólar sufrió una brusca depreciación en marzo y alcanzó su valor más bajo en los últimos 8 meses.

El dólar sufrió una brusca depreciación en marzo y alcanzó su valor más bajo en los últimos 8 meses.

Foto: Pixabay

El dólar alcanzó su valor más bajo de 2024 y se encuentra a niveles a los que no llegaba desde agosto pasado, acumulando una depreciación del 3,94% en lo que va del mes y encendiendo las alarmas sobre el retroceso, en momentos donde la divisa estadounidense se fortalece a nivel global.

De esta manera, el atraso cambiario se profundiza en Uruguay, al punto que desde la Federación Rural reclamaron un dólar a 58 pesos para "poder equipararlo al nivel promedio de referencia", el cual supera los 43 pesos, según los valores que se registraban al inicio de la pandemia de Covid-19.

Ante este escenario, ¿cuáles son los motivos que llevaron a la divisa estadounidense a caer 1,54 pesos en menos de un mes? Entre las variables a analizar aparecen cuestiones internas, relativas a los niveles de inversión, la marcha de la inflación y la política monetaria, pero también factores asociados al contexto internacional, como las próximas decisiones que pueda tomar la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

Grafico Bevsa 8 meses.png

Las inversiones, un factor clave

Al analizar las razones dentro de Uruguay que llevaron el tipo de cambio al nivel actual, Rodrigo Saráchaga, economista especializado en finanzas y cofundador de Personal Sherpa, apuntó en diálogo con Ámbito a “los factores propios que generan una persistencia de flujos positivo de dólares al país”.

En ese sentido, precisó que la Inversión Extranjera Directa (IED) registró un máximo en 10 años durante 2023 y recalcó que “terminó UPM 2, pero siguen apareciendo proyectos y, en particular, la expectativa de que las grandes inversiones continúen”, en referencia al memorándum de entendimiento con HIF Global para construir una planta de hidrógeno verde en Paysandú, con una inversión de 6.000 millones de dólares, que sería la mayor de la historia.

Al respecto, recordó que “en julio de 2019, cuando se confirmó la construcción de UPM 2, con una inversión por 2.700 millones de dólares, tuvo un impacto inmediato en el precio del dólar, que cayó un peso, y en la cotización de los bonos en pesos nominales”.

“Tanto el ingreso efectivo de dólares por inversión extranjera directa como la expectativa que genera este tipo de anuncios contribuye a generar un exceso de oferta de la divisa estadounidense en el país. Y cuando algo abunda, su precio cae”, analizó Saráchaga.

El rumbo de la economía y la política monetaria

A su turno, el asesor financiero Diego Rodríguez, socio director de Gastón Bengochea & Cia, destacó a este medio otros valores como “la inflación controlada y dentro del rango meta, el déficit fiscal en relación al PIB por debajo del 4% (último dato del 3,7%) y buenas proyecciones de crecimiento de la economía para el 2024”.

A eso le sumó que “están subiendo los precios de granos en el mercado internacional, bajó el riesgo país y la Tasa de Política Monetaria está en 9%” y observó: “No veo razón para que suba el dólar".

En tanto, Deborah Eilender, economista del Centro de Estudios para el Desarrollo (CED), puso el foco en la TPM al hablar con Ámbito y destacó que “hoy está en instancia neutra, después de un recorte de 200 puntos en 2023”, mientras advirtió que “no está teniendo efecto en el tipo de cambio”.

A la par, analizó que “un tipo de cambio bajo no es bueno ni malo per sé: puede ser contraproducente para los exportadores, que al final del día tienen ingresos en dólares, pero en muchos casos tienen costos en pesos y hay ciertos desfasajes”, mientras contrapuso: “Es positivo para la población, que gana ingresos en pesos y, medido en dólares, tiene mayor apreciación y su poder adquisitivo en dólares crece”.

Reserva Federal de Estados Unidos
La baja de la inflación en Estados Unidos es una buena noticia en Uruguay.

La baja de la inflación en Estados Unidos es una buena noticia en Uruguay.

Los factores internacionales

Asimismo, Eilender puso de relieve lo que pueda ocurrir en Estados Unidos. “Tras la pandemia, la Fed comenzó a subir las tasas al nivel más rápido de la historia para contener la inflación. Ahora que está convergiendo al objetivo, podemos esperar recortes”, destacó.

En esa línea, recordó que “se esperaban seis recortes inicialmente y hoy esperamos tres”, por lo que indicó: “Esto significa que deberíamos ver un dólar relativamente estable”.

Sin embargo, alertó: “Podemos tener ciertas volatilidades por el ciclo electoral en ese país, pero no debería haber grandes movimientos a lo largo del año”.

En la misma línea se pronunció Saráchaga, quien anticipó que “tarde o temprano, durante 2024 la Fed comenzará finalmente a reducir la tasa de interés, como quedó claro en el último FOMC”.

A su vez, consideró que no coincide en que sea un movimiento a contramano del panorama internacional, al señalar que en el último mes el dólar en Uruguay cayó menos que en Colombia o Perú”.

¿Cómo se puede comportar el dólar a futuro?

Al analizar el futuro comportamiento de la divisa estadounidense, el investigador senior del Cinve, Adrián Fernández, consideró en declaraciones a este medio que el nivel actual del tipo de cambio “creo que, como tendencia, refleja la percepción del mercado, alimentada por varios analistas (entre los que me incluyo), de que el dólar se mantendrá estable, o aún bajando más, en 2024”.

“El presidente del Banco Central (BCU), Diego Labat, ha sido muy enfático en que mantendrán la política monetaria, así que no debemos esperar una baja de la TPM”, consideró.

En línea similar, Rodríguez admitió que el valor actual “parece ser un piso” y advirtió que “la deflación que importó Uruguay desde Argentina durante el 2023 no será la misma este año”. “Si eso se revierte y el BCU se anima a bajar la TPM, podríamos ver un repunte (no significativo) del dólar”, definió el economista de Bengochea & Cia.

Finalmente, Eilender reconoció que “en adelante, el BCU tiene la potestad de intervenir en el mercado cambiario, en el marco del régimen de flotación sucia”. No obstante, aclaró: “Hasta ahora, Labat ha dado señales de que no lo hará, porque el objetivo principal es llevar la inflación al rango meta”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar