15 de junio 2024 - 12:58

El agro creció un 4,3% en el primer trimestre

El sector agropecuario logró buenos resultados en los primeros tres meses del año, en la comparación con los bajos rendimientos del 2023 por la sequía.

El agro tuvo un buen primer trimestre luego de un año golpeado por la sequía histórica en Uruguay.

El agro tuvo un buen primer trimestre luego de un año golpeado por la sequía histórica en Uruguay.

El agro parece haber dejado atrás la sequía histórica que causó graves impactos en la rentabilidad del sector y, por lo tanto, de las exportaciones de Uruguay: en el primer trimestre del año creció un 4,3%. Sin embargo, las inundaciones podrían significar un freno para este mejor desempeño.

El Producto Bruto Interno (PBI) de Uruguay creció un 0,6% durante el primer trimestre, en la comparación interanual. En términos desestacionalizados, la actividad económica creció un 0,9% respecto del último trimestre del 2023.

En este resultado general, el agro también tuvo sus noticias positivas: el valor agregado de las actividades agropecuarias tuvo un incremento del 4,3% entre enero y marzo.

Al respecto, el BCU destacó el incremento de la producción silvícola asociado a la mayor demanda de rolos para procesamiento industrial, a partir del efecto generado por la puesta en marcha de la planta de UPM II; y las actividades pecuaria y agrícola también incidieron positivamente, aunque en menor medido que la forestación.

En el primer caso, sobresalió el aumento en la producción de leche y los niveles de faena, que fue parcialmente compensado por una menor ganancia de peso de los animales en el campo ante el menor stock de terneros, y una retracción de las exportaciones en pie. Los bajos precios internacionales de materias primas viene incidiendo en la rentabilidad del sector que, igualmente, logró compensar los efectos negativos a partir de la recuperación post sequía.

En el caso de la agricultura, el crecimiento se explicó por los mejores rendimientos esperados para la soja en la zafra 2023/24 versus la campaña 2022/23, que se vio seriamente dañada por la pasada sequía. Esto se vio parcialmente contrarrestado por una caída en la producción de arroz, según el Informe de Cuentas Nacionales del BCU.

El efecto de las inundaciones

Más allá de que la sequía quedó atrás, el problema actual del agro es el exceso de agua, de manera paradójica, que llevaron al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) a declarar una nueva emergencia, esta vez por el fenómeno opuesto.

En diálogo con Ámbito, el Director General de Granja del MGAP, Nicolás Chiesa, aseguró que todavía falta por determinar los daños provocados por las inundaciones ya que se encuentran a la espera de que baje el agua. A partir de allí, podrán determinar cual va a ser el monto del fondo de emergencia al que accederán los productores.

Entre los sectores más afectados, el funcionario aseguró que la ganadería es que se encuentra en el peor momento. “Tenemos campos totalmente anegados donde se perdieron forraje y cultivos”, detalló. En cuanto a los otros sectores del agro, puntualizó que hay muy pocos que se vieron afectados ya que del arroz quedaba un porcentaje muy menor para levantar de la cosecha, mientras que de la soja se perdió un poco más pero la calidad sigue siendo muy buena y no representaría un daño económico muy grande.

Dejá tu comentario

Te puede interesar