21 de abril 2024 - 08:34

El BCU no avanzaría con mayores cambios en las tasas de interés en lo que resta del año

La inflación real a nivel local e internacional, así como las expectativas de los agentes económicos todavía altas serán datos clave para la definición de la política monetaria.

El Banco Central del Uruguay probablemente mantenga las tasas de interés en el nivel actual.

El Banco Central del Uruguay probablemente mantenga las tasas de interés en el nivel actual.

Foto: BCU

El escenario internacional y local presenta diferentes obstáculos y cuestiones a considerar al momento de anticipar el futuro de las tasas de interés de referencia en Uruguay, sobre todo luego de la reciente y sorpresiva baja implementada por el Banco Central (BCU). ¿Qué es lo que opinan los analistas, a partir de los datos actuales?

La decisión del BCU de recortar en 50 puntos básicos la Tasa de Política Monetaria (TPM), estableciéndola en 8,5% luego de haber anunciado una pausa en el ciclo bajista que caracterizó el 2023, fue una sorpresa a medias para los mercados, que ya anticipaban una rebaja del 0,25%. Las dudas, ahora, rondan en torno a qué es lo que podría suceder en los próximos meses.

En ese sentido, por el momento, la proyección generalizada es que el Banco Central podría continuar con el nivel de tasas actual durante el resto del año, sin cambios significativos. “De acá en adelante, no avizoramos un recorte de tasa de interés para lo que queda del año, creemos que el BCU se va a sentir cómodo con este nivel del 8,5%", señaló a Ámbito Diego Rodríguez, director de la corredora de bolsa Gastón Bengochea & Cia.

Al respecto, el analista apuntó que "lo que se debe mirar es la inflación forward, las proyecciones de inflación para los próximos años que hoy están en 6%", donde una tasa del 8,5% implica un retorno real del 2,5%, algo que no sería "para nada contractivo", sino "un terreno más que neutral".

Sobre esto, el mismo presidente del BCU, Diego Labat, advirtió que la TPM se mantendrá “relativamente alta por un tiempo” para contener la inflación en el rango meta —actualmente en niveles bajos pero en las puertas de un contexto internacional en el que se espera un repunte de las presiones inflacionarias—, mientras las expectativas de analistas y empresario convergen hacia el objetivo, aunque todavía se encuentran altas.

¿Qué pasa con las expectativas?

El BCU publicó la encuesta de expectativas de inflación que mantienen los analistas económicos, actualizada en abril, y el relevamiento registró un Índice de Precios del Consumidor (IPC) esperado del 5,41% al cierre del año.

De esta manera, las proyecciones continúan a la baja —un recorte de 57 puntos básicos respecto de la encuesta anterior—, a pesar de que el propio BCU advirtió en la minuta del Comité de Política Monetaria (Copom) que se espera un repunte de la inflación a nivel global, debido a la proliferación de tensiones geopolíticas.

En cuanto a las previsiones para los próximos 12 meses, hubo una leve moderación, pasando de 5,90% al 5,84% actual para el año móvil cerrado a marzo de 2025. Finalmente, para 2025 las expectativas se mantuvieron en el 6%, techo del rango meta, mientras que para 2026 la mediana de las respuestas fue de 5,90%, levemente inferior al 5,95% del informe pasado.

Tanto el nivel real de inflación como las expectativas que tengan los agentes económicos serán datos claves que la autoridad monetaria tenga en cuenta para definir el rumbo de las tasas, con la “señal” respecto del atraso cambiario siendo más bien una excepción dentro de la política monetaria que algo que desde el BCU vayan a tener en cuenta durante los próximos meses.

En ese sentido, los mercados están alineados con la idea de un escenario de estabilidad a mediano plazo en torno a las tasas: al principio de la semana, y luego del recorte de la TPM, la tasa de corte de las licitaciones de Letras de Regulación Monetaria (LRM) a 90 días se ubicó incluso por encima de la referencia, en un 9,09%; mientras a 360 días, en 8,95%.

Dejá tu comentario

Te puede interesar