12 de junio 2024 - 17:02

El petróleo subió por las tensiones en Medio Oriente y pese a la decisión de la Fed

El Brent se incrementó un 0,83% y el West Texas Intermediate se apreció un 0,77%, aunque la mejora se moderó por la política monetaria de la Reserva Federal.

petroleo.jpg

Los precios del crudo subieron este miércoles, después de que tres pronosticadores clave predijeran que los inventarios petroleros mundiales descenderán en la segunda mitad de 2024y en medio de las tensiones geopolíticas; en tanto, la Agencia Internacional de Energía anticipó que para 2030 habrá un excedente en la oferta del petróleo.

La suba tuvo que ver con lo ocurrido en Medio Oriente, pero se moderó por la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) de mantener las tasas de interés, en el marco de su política monetaria contractiva, que decepcionó a los inversores.0

Los futuros del Brent subieron 68 centavos, o un 0,83%, a 82,68 dólares por barril, y los del West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) ganaron 60 centavos, o un 0,77, a 78,50 dólares.

La semana pasada, los precios bajaron más de un 2% después de que la OPEP y sus aliados dijeran que eliminarían gradualmente los recortes de producción a partir de octubre.

La situación en Medio Oriente y la decisión de la Fed

El grupo palestino Hamás ha propuesto numerosos cambios, algunos inviables, a una propuesta respaldada por Estados Unidos para un alto el fuego con Israel en Gaza, dijo el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, agregando que los mediadores estaban decididos a cerrar las brechas.

La guerra aún no afectó materialmente al suministro mundial de petróleo, pero los inversores descontaron el riesgo, impulsando los precios de los futuros.

En tanto, los inversores se sintieron decepcionados después de que la Fed aplazara el inicio de los recortes de tasas probablemente hasta diciembre, con la previsión de una única reducción de un cuarto de punto porcentual para el año.

Es que unos costos de financiación más elevados tienden a frenar el crecimiento económico y, por extensión, podrían limitar la demanda de petróleo.

Oferta y demanda

Por otra parte, la Agencia Internacional de Energía (AIE), la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA) y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) han actualizado sus previsiones sobre el equilibrio entre la oferta y la demanda mundial de crudo para 2024.

Sus informes implican un declive limitado de los precios en la segunda mitad del año porque los tres pronostican caídas en los inventarios petroleros mundiales, dijo a Reuters Tamas Varga, de la correduría PVM.

Estas opiniones se vieron reforzadas por los datos de la industria del martes, que mostraron que los inventarios de crudo en Estados Unidos cayeron más de lo esperado la semana pasada.

Los precios bajaron más de un 2% la semana pasada, después de que la OPEP y sus aliados dijeran que eliminarán de forma gradual los recortes de producción a partir de octubre.

Por la tarde, se publicarán los datos de inventarios de la EIA, el organismo estadístico del gobierno estadounidense.

Asimismo, el Índice de Precios al Consumo estadounidense dará más pistas sobre la política de tasas de interés de la Reserva Federal, cuyo anuncio de política monetaria se conocerá más tarde, al término de su reunión de dos días.

Las predicciones de la AIE

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) espera un "excedente importante" en los mercados de petróleo para 2030, debido a una ralentización del crecimiento de la demanda y el aumento de la producción mundial, según un informe anual publicado este miércoles.

A medida que avance la transición energética, con el auge de las energías renovables y de los vehículos eléctricos, "el crecimiento de la demanda mundial de petróleo deberá ralentizarse en los próximos años", subrayó el AIE en el informe.

El documento se basa en "las políticas actuales y las tendencias del mercado" y señala que "se espera que la fuerte demanda de las economías asiáticas en rápido crecimiento, así como de los sectores de la aviación y la petroquímica, impulsará el consumo de petróleo en los próximos años".

Pero al mismo tiempo, "estas ganancias se verán cada vez más contrarrestadas" por factores como "el aumento de las ventas de vehículos eléctricos, las mejoras en el rendimiento energético de vehículos convencionales, la reducción del uso de petróleo para la generación de energía en Oriente Medio y los cambios económicos estructurales".

La AIE prevé que la demanda mundial de petróleo, incluidos los biocarburantes, "se estabilizará en torno a los 106 millones de barriles diarios hacia el final de la década", frente a los poco más de 102 millones de barriles diarios de 2023.

Un aumento de algo menos del 4%, impulsado por las economías de Asia, en particular China e India, mientras que la demanda disminuye en las economías avanzadas.

"Al mismo tiempo deberá aumentar la producción mundial de petróleo, lo que aliviará las tensiones en el mercado y elevará la capacidad de producción adicional a niveles nunca vistos fuera de la crisis de covid", destaca el informe.

El aumento de la oferta mundial de oro negro, impulsado por los productores no pertenecientes a la OPEP+, especialmente Estados Unidos, deberá superar la demanda prevista a partir de 2025.

La capacidad total de suministro deberá alcanzar casi 114 millones de barriles diarios en 2030, superando la demanda mundial estimada en 8 millones de barriles diarios.

Este excedente de producción "podría abrir el camino a un entorno con precios de petróleo más bajos", subraya la AIE.

En este ambiente de "excedente importante de oferta", "las compañías petroleras podrían querer asegurarse de que sus estrategias y planes de negocio están preparados para los cambios en curso", declaró el director general de la AIE, Fatih Birol, citado en el comunicado.

Dejá tu comentario

Te puede interesar