20 de julio 2023 - 12:51

En un julio positivo, ¿se vuelve a caer el dólar?

La divisa estadounidense cerró a la baja y quedó nuevamente al límite de regresar a la franja de los 37 pesos.

El dólar en Uruguay volvió a caer y se asoma a la franja de los $37.

El dólar en Uruguay volvió a caer y se asoma a la franja de los $37.

Foto: Pexels

El dólar en Uruguay sigue dando dolores de cabeza y no parece ser que vaya a cambiar la situación de forma sustancial en el corto plazo: con una nueva baja, la divisa quedó al borde de caer en la franja de los 37 pesos, donde estuvo gran parte de un junio negro para el tipo de cambio.

El dólar tuvo un comportamiento negativo en la segunda jornada cambiaria de la semana —con el intervalo por el feriado del martes— que había abierto al alza, consolidando un precio por sobre los 38 pesos. Sin embargo, el retroceso del 0,14% respecto del lunes y el cierre de la cotización en 38,002 pesos, según los datos oficiales del Banco Central del Uruguay (BCU) vuelve a encender las alarmas en los sectores que empezaban a vislumbrar un optimismo muy moderado.

Si bien la divisa estadounidense acumula una apreciación del 1,59% en lo que va de julio, todavía no alcanza para recuperar todo lo perdido en el mes previo, que marcó récords negativos en un tipo de cambio que está muy atrasado y afecta de manera directa a la competitividad del país frente a los mercados internacionales.

En este contexto, la caída del dólar nuevamente a la franja de los 37 pesos sería una señal de alarma para los sectores exportadores y para las autoridades monetarias del país, sobre todo tras la baja de las tasas de interés de referencia por parte del BCU —en tanto esta medida, herramienta principal de la política monetaria para la intervención sobre el valor del dólar, parecería no haber resultado suficiente, con un impacto positivo muy moderado sobre la cotización de la moneda estadounidense.

Mientras tanto, la caída interanual es del 9,05%, y los sectores exportadores continúan reclamando por una mejora en el tipo de cambio y, por lo tanto, en la competitividad de la economía frente a sus principales competidores en el comercio exterior.

La pérdida de competitividad, un fenómeno sistemático

Si bien en Uruguay la situación de atraso cambiario impacta fuertemente, no es el único país de la región que sufre de la pérdida de competitividad. Según el economista y excanciller Ernesto Talvi, “estamos ante un fenómeno sistémico de pérdida de valor del dólar y la consecuente pérdida de competitividad tanto en los países emergentes como avanzados".

Para Talvi, “a lo largo y ancho de la región se escuchan comprensibles críticas de los sectores exportadores que ven cómo sus márgenes de rentabilidad se estrechan o incluso desaparecen”; y el origen de esta problemática la encuentran en que los países de América Latina comenzaron a subir las tasas de interés antes que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), con el objetivo de contener la inflación. Esto llevó a que los inversores internacionales y locales procuraran asegurarse “los jugosos diferenciales entre los rendimientos de los títulos en moneda doméstica de los países de América Latina y los rendimientos de los títulos a corto plazo en dólares de Estados Unidos, antes de que las tasas de interés comiencen a bajar y los diferenciales a reducirse”. Eso fue lo que provocó una “fuerte” oferta de dólares y apreciaciones masivas de las monedas latinoamericanas.

Asimismo, para el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve), el único problema para la competitividad uruguaya no es la política monetaria del BCU y la relación de precios con Estados Unidos —que marca un retraso del orden del 25% en tipo de cambio—; sino también la diferencia cambiaria con Argentina, que hoy registra una retraso del 60%.

Dejá tu comentario

Te puede interesar