30 de enero 2024 - 12:02

Minerva-Marfrig: se espera la definición entre el rechazo del sector y la atención del gobierno

El ministro Mattos deseó una rápida resolución ante la posibilidad de que Defensa de la Competencia prorrogue 60 días su veredicto. La Federación Rural reiteró su oposición.

En pocos días, la Coprodec deberá expedirse sobre la compra de los frigoríficos de Marfrig por parte de MInerva en Uruguay.

En pocos días, la Coprodec deberá expedirse sobre la compra de los frigoríficos de Marfrig por parte de MInerva en Uruguay.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Fernando Mattos, volvió a referirse a la compra de tres frigoríficos de Marfrig por parte de Minerva, y expresó su deseo de que “se pueda tener una resolución rápida”. Desde la Federación Rural del Uruguay, en tanto, presentó a la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia (Coprodec) del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) un trabajo técnico en contra de la operación que dejaría en manos de la compañía brasileña el 45% de la faena nacional.

La cuenta regresiva para que culmine el plazo para que la Coprodec se expida sobre la legalidad de la operación Minerva-Marfrigya es inminente y, en todo caso, el organismo deberá apelar a extender por otros 60 días el tiempo límite para tomar una decisión. En ese sentido, Mattos expresó que espera que el ente de defensa de la competencia pueda tomar una resolución rápida.

"Están transcurriendo dentro de la normalidad, pero todos deseos de que se pueda tener una resolución rápida porque ha tomado estado público y nivel de preocupación y eso despejaría unas cuantas decisiones para los involucrados como para los sectores que están en la cadena”, afirmó el titular del MGAP.

El jerarca insistió en que para el gobierno es preocupante que pueda existir un grado excesivo de concentración en el sector frigorífico, a pesar de que ya en varias ocasiones, el Poder Ejecutivo ha dejado claro que la decisión final corresponde a la Coprodec y que no habrá intervención política en la materia. Mattos, incluso, puso en duda anteriormente que rechazar la compra de los tres frigoríficos por parte de Minerva pudiera ser algo positivo para el país.

Respecto de las expresiones de rechazo por parte de diferentes sectores y gremiales rurales —que, de forma generalizada, han alertado sobre los peligros de la extrema concentración en la que derivaría la aprobación de la operación de fusión de ambas empresas brasileñas—, el ministro sostuvo que está perfecto que los actores se manifiesten.

"Ha habido por parte de la Comisión (de Defensa de Competencia) la apertura para recibir distintos informes y distintos aportes que serán tomados en consideración, la realidad es que hay una gran mayoría de manifestaciones en contra y pocas a favor, esto no quita que el dictamen técnico surja y sobre eso se tomarán las decisiones correspondientes", afirmó Mattos.

La Federación Rural presentó un trabajo contra la venta de Marfrig

El lunes, en tanto, la Federación Rural del Uruguay presentó ante la Coprodec un trabajo técnico de rechazo a la compra de los frigoríficos Colonia, La Caballada de Salto e Inaler de San José, hoy propiedad de Marfrig pero que, de autorizarse la operación, se sumarían a las cuatro plantas que Minerva Foods ya posee en Uruguay: PUL, Carrasco, Canelones y BPU.

El documento es resultado de un extenso trabajo que contó con el aporte de especialistas y la participación de las 42 federadas que integran la organización gremial. También incluye un informe realizado por la economista Luciana Macedo, exintegrante de la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia.

El trabajo presentado explica, entre otras cosas, cómo funciona la operativa ganadera para el productor uruguayo y porqué la Federación Rural entiende que la venta de los frigoríficos a Minerva es mala para el país.

"Vemos como antecedente lo que sucedió en Paraguay hace un par de años, que el grupo Minerva tiene la mayoría de la faena y esto lo que hace es que pueden regular el precio de compra; hoy el negocio, históricamente, el 80% es el valor final de compra de la hacienda, o sea del producto, o sea que queda con un poder muy grande y poder manejar el mercado", explicó, en la misma línea, Joaquín Martinicorena, delegado de la Federación Rural.

Además, agregó que "los productores son más de 30.000 los que no tienen posibilidad de juntarse y mover un sistema de competencia perfecta frente a un oligopsonio".

Dejá tu comentario

Te puede interesar