25 de abril 2023 - 11:42

Reducción del IASS: ¿Cuánta "agua" se le puede agregar a la reforma de la seguridad social sin que deje de ser "leche"?

La Cámara de Diputados se apronta a votar el articulado de la iniciativa y ese punto, introducido por los colorados, aún genera interrogantes.

La reducción del IASS podría ser contradictoria con la misma reforma de la seguridad social en Uruguay.

La reducción del IASS podría ser contradictoria con la misma reforma de la seguridad social en Uruguay.

Foto: Freepik

El gobierno logró la aprobación general de la reforma de la seguridad socialen la Cámara de Diputados, y queda por delante la votación del articulado, con las novedades de los últimos cambios incorporados al proyecto luego de que el presidente Luis Lacalle Pou cediera ante la presión de sus socios de coalición. Entre estos puntos, uno que todavía genera polémicas e interrogantes en Uruguay es el de la reducción gradual del Impuesto a la Asistencia de la Seguridad Social (IASS).

El proyecto de la reforma del sistema previsional cumple con “la propuesta del gobierno desde el inicio”, que “era que [el gasto previsional] no superara los 10 puntos del PIB”. Así lo sostuvo el miembro informante en mayoría, el nacionalista Pedro Jisdonian, durante su intervención previa a la votación del texto de forma general en el Parlamento. La reiteración de este punto fue fundamental para el gobierno durante todo el tratamiento y debate de la iniciativa, en tanto fue el pilar sobre el que se sostuvo toda la arquitectura del proyecto.

“Todos sabemos que el gasto público de pasividades en Uruguay es excesivamente alto y la situación tiende a empeorar con el correr del tiempo. En consecuencia, es necesario generar el espacio fiscal para contemplar otras necesidades sociales igual de relevantes”, aseguró Jisdonian, al respecto. En ese sentido, el diputado señaló que para el caso del Banco de Previsión Social (BPS) “no hacer nada” implica pasar de un gasto de 8,4% del PIB en egresos en 2025 a 9,6% en 2050.

Sobre este punto giraron también las metáforas sobre la leche: el primero fue el mismo presidente, quien sostuvo que si bien se le fue tirando agua —en referencia a los cambios introducidos sobre el proyecto original—, la reforma seguía siendo leche. También el diputado blanco Alfonso Lereté siguió la metáfora y dijo que “uno puede tener la leche entera o la leche descremada”, y subrayó que el proyecto arrancó “como una leche entera, la de Conaprole de color rojo, muy potente”; pero que los cambios fueron “generando el proceso de pasar de la leche entera a la descremada”.

La pregunta es cuánta agua puede agregársele a la leche antes de que ésta deje de ser tal y, en ese sentido, uno de los puntos más preocupantes es la reducción gradual del IASS.

¿Qué impacto tendrá en las cuentas fiscales el cambio en el IASS?

Las modificaciones en el tributo que alcanza la pasividades medias y altas, solicitados por el Partido Colorado y aceptados por Lacalle Pou, implican una reducción que iría desde el 10% hasta el 8% en 2024, y a 6% en 2025 en lo referido a la alícuota de la primera franja, que va desde los 45.280 pesos a los 84.900 pesos, impactando en una reducción de 23,5 millones de dólares en 2024, y de 47 millones de dólares en el año 2025.

El costo estimado por los colorados para esta modificación es de 50 millones de dólares. A esto hay que sumar, sin embargo, loo 30 millones de dólares que ya no se recaudarán luego de la reducción del tributo que impulsó el presidente a principios de marzo, junto con la rebaja del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Es decir que, una vez se vote y entre en vigencia la reforma de la seguridad social, el BPS podrá esperar para el año que viene, por lo menos, 80 millones de dólares menos respecto de sus ingresos a principios de este año.

Esto sucede porque es esta institución la que percibe la totalidad de la recaudación del IASS. Por lo tanto, no es descabellado entender que la reducción en este impuesto es contradictoria a la reforma misma que lo contiene en su texto, tal y como señalan diferentes analistas y políticos. Tan solo con el impacto de la reducción que implicó el alivio impositivo en marzo, el BPS podría esperar un 7,8% menos de recaudación anual. Y sobre este nuevo monto, el Partido Colorado calculó una nueva reducción del 7,2%.

Según el gobierno, esto no afecta la sustentabilidad del proyecto y, en última instancia, su objetivo final de garantizar la capacidad financiera del BPS. Sin embargo, las críticas ya se han escuchado durante la previa, y es posible que sea un tema de debate al momento de votar el articulado —aunque, al final, la previsión general es que la reforma de la seguridad sea aprobada en la Cámara Baja y vuelva al Senado con las modificaciones.

Dejá tu comentario

Te puede interesar