14 de junio 2024 - 09:11

Senadores blancos buscan blindar chats políticos para que no se hagan públicos

Graciela Bianchi y Sergio Botana denunciaron la filtración de chats del celular de Penadés y buscan que se penen futuras publicaciones en medios y redes sociales.

El escándalo Iturralde generó preocupación por posibles nuevas filtraciones de conversaciones privadas.

El escándalo Iturralde generó preocupación por posibles nuevas filtraciones de "conversaciones privadas".

Foto: Semanario Brecha/Héctor Piastri

Los senadores del Partido Nacional Graciela Bianchi y Sergio Botana presentaron una denuncia ante Fiscalía para que se investigue la filtración aparentemente ilegal de chats privados que forman parte de carpetas de determinados casos. Esto fue a partir que se publicaran conversaciones de un grupo de WhatsApp de legisladores blancos, extraídas del celular de Gustavo Penadés; aunque el hecho que generó más revuelo fue el intercambio que el exsenador tuvo con Pablo Iturralde.

"Si filtran lo conversado por senadores, ni hablar de la indefensión del ciudadano común. Alguien no custodió, no eliminó lo que no era y alguien facilitó la filtración", escribió Sergio Botana en un twit en el que compartió la denuncia presentada, que fue por violación a la correspondencia escrita.

La presentación se basa en el artículo 28 de la Constitución, el cual establece que la correspondencia de cualquier especie es inviolable; entendiendo que las conversaciones de WhatsApp están abarcadas por la categoría, por lo que “quedan comprendidas en la protección”. Y en el artículo 208 del Código del Proceso Penal, que sostiene que todo material que no se incorpore en la investigación debe ser destruido, algo que no se cumplió en el caso Penadés, en tanto sus mensajes fueron filtrados en varias ocasiones.

Embed

Asimismo, y si bien aseguraron que la denuncia no es en contra de los medios de comunicación, los senadores hicieron hincapié en la denuncia sobre la publicación de los chats en la prensa o por periodistas, algo que sería un “delito de comunicación”, según explicó Botana.

“Esos chats se están filtrando de forma ilegal, eso ya de por sí configura un delito y vamos a empezar a ver sino hay responsabilidades, de las que sean”, advirtió Bianchi, por su parte.

El escándalo Iturralde y la acusación sobre un centro de “espionaje”

Si bien la denuncia tiene como motivo la filtración de una conversación de senadores blancos respecto al juicio político contra la intendenta de Montevideo Carolina Cosse —en la que Bianchi hizo referencia a que había intendentes blancos que “tienen cositas que tapar”—, lo cierto es que el mayor escándalo fue el del expresidente del Directorio del Partido Nacional, Pablo Iturralde.

El 23 de mayo, el semanario Búsqueda divulgó unos chats entre Iturralde y Penadés en los que el expresidente del Directorio se refería a la fiscal Alicia Ghione como una “amiga” y hablaba sobre presionar al fiscal general de Corte Juan Gómez para obtener buenos resultados en la investigación contra el exsenador por delitos de abuso y explotación de menores que recién comenzaba.

Si bien la publicación derivó en un escándalo y en la renuncia del jerarca partidario, fueron varios referentes nacionalistas cuya primera reacción fue la de insistir en que se trataba de conversaciones privadas, tales como el precandidato Álvaro Delgado.

Por su parte, el exministro de Defensa Nacional y senador, Javier García instaló la posibilidad de que en la Fiscalía actúe un “centro de operaciones políticas” y “espionaje” que luego entrega la información a los medios de comunicación. “Es obvio”, aseguró a Canal 10.

“Alguien está espiando, es como un espionaje, alguien está espiando y dice: ‘esto sirve’. Esto es objetivo, que está ahí adentro, que está o que tiene contactos, porque de ahí sale, sale de adentro de la Fiscalía”, insistió García, con protagonismo en la campaña de Delgado. “Hay alguien que está viendo, espiando y utilizando, y provee, y eso es muy grave. No se puede naturalizar lo que es grave”, apuntó.

“Cuando pasa en la Justicia es grave, porque está en juego sus garantías individuales, y puede estar en juego su libertad. Y yo por su libertad, aunque piense diferente, mato, por su libertad mato”, agregó el senador.

Dejá tu comentario

Te puede interesar