14 de mayo 2023 - 11:13

Una sequía histórica que aún no da respiro a Uruguay

El fenómeno de La Niña ya pasó pero las lluvias en algunas zonas del país siguen escaseando, provocando que sufra el agro y el agua potable de los uruguayos.

Debería llover ente 60 y 80 mililitros para poder comenzar a recuperar los embalses.

Debería llover ente 60 y 80 mililitros para poder comenzar a recuperar los embalses.

La falta de agua potable y los regazos de los desastres provocados por la sequía en los suelos parecían que iban a acabar una vez comenzada la etapa neutral de lluvias en el Uruguay; sin embargo, la seca aún no terminó y las precipitaciones necesarias para llenar los embalses todavía se hacen esperar.

A mediados de marzo, la Agencia Americana de Océanos y Atmósfera (NOAA, por sus siglas en ingles) había anunciado que el fenómeno de La Niña había terminado y que comenzaría una fase neutral de lluvias donde se normalizarían las precipitaciones. Sin embargo, las precipitaciones siguen siendo todavía muy escasas provocando que varias zonas del país tengan inconvenientes para el acceso de agua potable y que el agro no pueda recuperar los suelos apaleados durante el verano.

“Hoy en día estamos en fase neutra, con perspectivas de pasar a fase cálida en invierno” explicó a Ámbito.com el meteorólogo y especialista en cambio climático, Mario Bidegain. Sin bien admitió que ha habido lluvias que permitieron recuperar gran parte del suelo uruguayo, todavía la zona suroeste del país sigue pagando el déficit hídrico. Las zonas de Colonia, San José, Montevideo y Canelones son las más afectadas ya que las lluvias no alcanzaron que recuperar arroyos, ríos, cañadas y embalses.

“Todo hace suponer que en los próximos tres meses deberíamos tener una normalización de las lluvias” alentó el meteorólogo, aunque admitió que para volver a llenar los embalses deberían haber precipitaciones que superen la capacidad de absorción de agua de los suelos y eso todavía no ha sucedido. Según Bidegain, la cantidad es muy variable porque depende de la capacidad de los suelos y la región, pero puede llegar a rondar entre 60 y 80 milímetros para poder desbordar los suelos, lo que permitiría llenar los embalses.

Una sequía histórica y el papel de cambio climático

No es la primera vez en la historia que las lluvias están ausentes durante una sequía, como por ejemplo la sucedida entre 2008 y 2009. Sin embargo, el déficit hídrico actual es el primero en la historia registrada del Uruguay en durar más de 3 años. “Este caso es excepcional porque hemos pasado más de 3 años en estado de sequía”, explicó el meteorólogo.

Paradójicamente, según el experto, la particular sequía por la que esta atravesando Uruguay no correspondería con los pronósticos que se tiene sobre el cambio climático en esta zona del mundo. El meteorólogo explicó que, en esta zona del planeta, se espera que, con el avance del cambio climático, las lluvias aumenten y que no disminuyan y que la sequía corresponde a la variabilidad climática natural.

Dejá tu comentario

Te puede interesar