La vida de un atleta juvenil, entre la elite, el colegio y los Juegos Olímpicos

Deportes

Son muchos los chicos que sueñan con llegar a la elite del deporte que practican y entrenan día tras día. Para la gran mayoría, eso significa llegar a competir en los Juegos Olímpicos, y aun más ganar una medalla. Desde hace unos años, esa posibilidad se puede dar en los inicios de la carrera deportiva, con ciertos sacrificios, pero en pleno proceso evolutivo

Los Juegos Olímpicos de la Juventud que comenzarán este fin de semana en la Ciudad se transformarán en la mayor ilusión de 141 jóvenes argentinos. Aunque este evento esconde un objetivo cultural y educacional de parte del COI, la gran mayoría de los competidores, de entre 15 y 18 años, llegarán a Buenos Aires a medir fuerzas entre sí y testear sus niveles.

Cada prueba, adaptada para el nivel junior si así lo requiere, será una evaluación para el siguiente paso. Y en esa globalidad de tests y decisiones, los adolescentes necesitan considerar una serie de factores y dejar de lado otros en pos de sus carreras.

"La verdad que llegamos todos muy bien preparados", suelta rápidamente Juan Ignacio Méndez, integrante del equipo nacional de natación, horas antes de ingresar a la Villa Olímpica. Forma parte de una de las disciplinas más emblemáticas del olimpismo y para la que ha transitado un camino largo y arduo.

Méndez participará en cuatro eventos, dos individuales y otro par combinados mixtos. Disputará los 100 y 200 metros espalda el 8 y 12 de octubre, respectivamente, mientras que formará parte de las postas 4x100m medley y libres, el 12 y el 7, respectivamente.

"Nacho", como le dicen, acaba de llegar a la mayoría de edad. Cumplió 18 años el 29 de septiembre y en la vida de todo adolescente hay una gran mezcla de sensaciones y objetivos que se van fundiendo en una gran lucha. A eso se suma el deporte de elite, aunque su juventud no le evita tener el foco bien determinado.

"Siempre hay que dejar algunas salidas de lado o cuando nos juntamos, irse más temprano. Por suerte voy al colegio del CeNARD, que es bastante flexible con ese tema. Igualmente siempre intento tener todo al día y sacarme las pruebas y todo antes de los viajes", detalla sobre su vida cotidiana.

En tiempos en que la natación reclama tantas luces como el atletismo, Méndez dice no tener tan claro en quién reflejarse. Con figuras como Michael Phelps, Chad Le Clos, Katinka Hosszú o Katie Ledecky, hay muchos nombres a quien elegir. Sin embargo, entiende que, tal como pasó con otras disciplinas, la natación argentina crecería radicalmente si estos colosos brindaran su apoyo: "Lo vería con muy buenos ojos ya que, como debe pasar en otros deportes, las figuras extranjeras son de muchísimo nivel, entonces eso nos ayudaría mucho a mejorar".



Méndez ya tiene experiencia representando al país y con logros importantes. El año pasado fue parte del equipo que viajó a Santiago de Chile para los Juegos Odesur de la Juventud, donde obtuvo el oro en los 200 metros espalda y la plata en la posta 4x100m libres. Además, fue tercero en el Sudamericano Juvenil de Cali 2017 en los 100m espalda.

Las medallas y triunfos van formando el carácter y la evolución deportiva, pero el joven nadador porteño también pondera la posibilidad de convivir con atletas de diferentes especialidades que a menudo no se ven y las experiencias que van obteniendo en cada viaje. "Uno aprende muchas cosas, pero creo que el respeto, el ser buen compañero con los demás, siempre ayudarnos, disfrutar de los eventos más allá de los resultados, cómo la gente de nivel mundial se maneja en los torneos, es lo principal", destaca

Y amplía sobre los Juegos que están por comenzar: "Este tipo de eventos te prepara para cuando seas mayor, las villas, el trato con la gente, todo nos va preparando para la siguiente etapa, que sería entrenar para entrar a un Juego Olímpico de mayores".

Con las ilusiones al máximo, "Nacho" Méndez suelta su último deseo. La Villa de la Juventud ya está plagada de atletas, tanto nacionales como extranjeros, y por allí deambulan algunas de las próximas figuras mundiales. "Espero que estos Juegos dejen la vara muy alta para la generación de deportistas que nos siguen, eso haría que los deportes sigan mejorando buscando quebrar ese límite y que vean que no es solo competir, se hacen grandes amistades a través del deporte", cierra.

Dejá tu comentario