Desde hoy será posible adquirir bienes con plazos fijos

Economía

Se efectuaron ayer importantes anuncios para los tenedores de plazo fijo dentro del "corralito". Los podrán usar para comprar inmuebles o autos 0 km, pero se introdujo un cambio clave: quien reciba ese certificado como parte de pago, lo podrá depositar en una cuenta corriente. Esto significa que dispondrá de éste libremente -pagar sueldos, impuestos, cancelar deudas o cualquier otro gasto-y no deberá esperar hasta 2005 como máximo para utilizar el dinero. Pero esto sólo regirá si el tenedor original del plazo fijo es una persona física y no una empresa. También se puso como fecha tope para efectuar estas operaciones el 15 de abril. Los tenedores de plazos fijos en dólares deberán pesificarlos a $ 1,40 para poder acceder a este beneficio. Es una importante liberación de fondos porque hay $ 18.000 millones en plazos fijos en poder de casi 2 millones de ahorristas. Las empresas también ganan porque se harán de liquidez al recibir un plazo fijo en una economía hoy completamente paralizada y sin medios de pago. En el equipo económico sólo temen que, con la medida, aumente fuerte la compra de dólares ya que, al pasarse los plazos fijos a cuenta corriente, puede crecer de manera significativa la demanda por la divisa norteamericana con cheques.

El plazo fijo que se utilice para la compra de una vivienda o un auto cero kilómetro podrá ser acreditado por el vendedor en una cuenta a la vista (cuenta corriente o caja de ahorro), lo cual le da un importante atractivo adicional para su aceptación.

El Banco Central dispuso que la opción de uso del plazo fijo estará abierta hasta el 15 de abril. Es probable que el ahorrista realice gran cantidad de operaciones en las próximas semanas, fundamentalmente de compras de inmuebles y de autos cero kilómetro. De hecho, el plazo fijo podrá descongelarse sólo con una operación de compraventa de bienes registrables o aplicándolo al pago de deudas bancarias.

La definición la tomó ayer el directorio del BCRA al reglamentar el funcionamiento del cheque cuota, que abre un abanico bastante amplio de alternativas para utilizar los plazos fijos que quedaron reprogramados dentro del sistema bancario.

De acuerdo con la información estadística del Central, existe cerca de 1,9 millón de plazos fijos cuyos titulares son individuos, mientras que las empresas poseen 285.000.

La mayor novedad es que el vendedor pueda descongelar inmediatamente los fondos del certificado que recibe como pago, sin necesidad de esperar que el dinero sea reintegrado de acuerdo con el cronograma de devolución. Esto permitirá que los plazos fijos sean considerados como dinero a la vista, con lo cual el comprador podrá evitar los fuertes descuentos que hubiera soportado si mantenía el depósito reprogramado.

Desde ya, el titular del plazo fijo no estará obligado a utilizar la totalidad de su depósito. Pueden ser fraccionados por el importe parcial o total de cada vencimiento de capital e interés.

Por ejemplo, con un depósito de $ 100.000 puede adquirirse un auto de $ 15.000. El resto seguiría dentro de la reprogramación, aunque también se puede utilizar para otra compra.

Un detalle clave de este esquema es que no será necesario ser el titular del plazo fijo para realizar la compra. También un tercero que recibió el certificado por endoso puede aplicarlo para la compra de bienes registrables.

La posibilidad de descongelar el plazo fijo no estará disponible cuando el comprador del inmueble o el automóvil sea una empresa. «Las compañías tienen otras alternativas para utilizar el plazo fijo, como pagar sueldos, impuestos o cancelar impuestos, por eso estimamos que no era conveniente extenderles también a ellas el beneficio», explicaron desde el Central.

La operatoria, que se pondrá en marcha la semana que viene (probablemente el lunes), funcionará de la siguiente manera:

Los plazos fijos de los ahorristas tendrán que estar nominados en pesos para poder utilizarse. Los que están en dólares deben pesificarse a 1,40.


Ese depósito, que está en principio reprogramado, puede aplicarse a la compra de bienes registrables. En la lista se incluyeron los siguientes: viviendas nuevas y usadas (siempre en operaciones con escritura pública), autos cero kilómetro y también maquinaria agrícola, vial e industrial nueva.

Para efectivizar el pago, el banco entregará uno o varios cheques cuota --representativos del monto total o parcial del plazo fijo-al ahorrista para que éste le pague al vendedor. El cheque, a decisión exclusiva de quien lo recibe, puede ser cobrado depositándolo directamente en una cuenta a la vista.


El vendedor de la propiedad o del automóvil, por lo tanto, tendrá la total disposición del dinero dentro del «corralito». Es decir que estará autorizado a extraer de la cuenta $ 300 semanales en efectivo, y girar sin límite los fondos dentro del sistema a través de tarjetas de débito, crédito, chequera o transferencias.

El vendedor tendrá otras opciones, como esperar el plazo de reprogramación vigente en el depósito. También podrá utilizarlo para cancelar deudas contraídas con el sistema financiero como máximo al 5 de enero de 2002.


El vendedor no podrá disponer a la vista del plazo fijo si el comprador del bien es una empresa. En este caso, no tendrá la opción de acreditar los fondos en una caja de ahorro, pero sí de cancelar deuda con el sistema financiero.

El tenedor del plazo fijo continúa manteniendo la opción de adquirir un bono en dólares a largo plazo -hasta u$s 30.000- si desea conservar su moneda de origen. Claro que aún no se conoce la característica que tendrá el nuevo título.

Por otra parte, el Central confirmó la posibilidad de desafectar plazos fijos en los siguientes casos: titulares de cuentas mayores a 75 años, atención de gastos médicos, pago de remuneraciones del personal en relación de dependencia, cancelación de impuestos e indemnizaciones de todo tipo (en este último caso hasta $ 30.000).

Dejá tu comentario