Dólar: leves subas del MEP y CCL (pero advierten por tensiones local y global)

Economía

Analistas señalan que la crisis del gigante chino Evergrande y el escenario político doméstico pueden empujar al alza los tipos de cambio alternativos. Ayer, el solidario trepó 50 centavos y el blue cedió $1.

La semana comenzó con caídas generalizadas en las Bolsas del mundo, con los mercados en vilo por el posible default del gigante inmobiliario chino Evergrande y los inversionistas buscando refugio en activos seguros como el oro y la divisa norteamericana. En ese contexto, en la plaza local el dólar solidario subió 50 centavos y los financieros treparon apenas un 0,1%. De todas formas, analistas advierten por presiones, tanto globales como a nivel local, que pueden empujar al alza los billetes alternativos en las próximas semanas.

El dólar oficial minorista tuvo ayer su mayor suba en siete meses, al incrementare 32 centavos a $104,09. En tanto, el solidario ascendió 51 centavos a $171,73; mientras que el mayorista registró un alza de 10 centavos a $98,50.

“El complicado panorama internacional no tuvo impacto en la evolución del dólar en la plaza doméstica, que sigue muy condicionada por las restricciones cambiarias y por la supervisión ejercida por la autoridad de control, algo que por ahora, aíslan al país de los remezones de los mercados externos de divisas”, destacó el analista Gustavo Quintana.

En ese escenario, el Banco Central vendió u$s90 millones y acumula en lo que va de septiembre un balance negativo de unos u$s650 millones. “La presión en las reservas netas por las ventas en el segmento mayorista y las regulaciones de los dólares financieros, continuarán en el centro de la escena en vista a la imposibilidad de continuar a dicho ritmo sin elevar los riesgos de despertar tensiones cambiarias y hasta eventualmente bancarias ante la gran cantidad de pesos que resultan una contingencia y deben buscar ser retenidos dentro del sistema”, analizó el economista Gustavo Ber.

Por su parte, el dólar contado con liquidación (CCL) subió apenas un 0,1% a $172,81, por lo que la brecha con el oficial es del 75,4%. Mismo incremento (0,1%) registró el dólar MEP, que cerró la jornada a $172,68 y terminó con una diferencia del 75,3% frente al oficial.

En un día volátil, el blue revirtió sobre el cierre de la jornada su tendencia alcista y bajó por segunda rueda consecutiva: cedió $1 a $184, tras operar en gran parte del día en los $185,50. Así, la brecha con el dólar oficia mayorista se redujo levemente al 86,9%.

Escenario

Más allá de la relativa calma que exhibió durante la jornada de ayer el mercado cambiario local, analistas consultados remarcan que existen diferentes presiones, tanto a nivel doméstico como global, que pueden impulsar al alza los dólares alternativos. Es que, a la crisis desatada por la incertidumbre en torno a Evergrande, se le suma la tensión política en el país luego de la derrota del oficialismo en las PASO y en la previa a las elecciones legislativas del 14 de noviembre.

“Por el lado internacional, el probable default de Evergrande gatilló movimientos de ‘flight-to-quality’: los inversores salen de instrumentos de riesgo y se refugian en bonos del Tesoro de EE.UU., los de Alemania y en oro. Dólar, euro y yen son las únicas monedas ganadoras. Acciones y bonos de alto rendimiento pagan el costo, así como la deuda y monedas emergentes. Argentina, aunque asilada por el cepo a los flujos de capital, también acusa recibo”, señaló a Ámbito Nery Perischini, estratega de GMA Capital.

“Si bien es difícil diseccionar la incidencia de los efectos, entiendo que también podría haber una corrección asociada a cuestiones idiosincráticas. El cambio de gabinete y la radicalización en materia económica contrastan con la idea que había detrás de los activos argentinos post-PASO. Hay una recalibración de expectativas en curso”, agregó Perischini, quien remarcó: “Asimismo, si la lectura es que, de ahora en adelante, el BCRA tendrá un balance con activos de menor calidad (Letras Intransferibles en lugar de Adelantos Transitorios) y un pasivo en pesos más abultado (mayor emisión de base monetaria y/o creación de Leliq y pases) para financiar a un Tesoro que gasta de manera creciente, entonces el desequilibrio monetario es mayor. El dólar podría empezar a ser reflejo de estas nuevas tensiones”.

En tanto, el economista Jorge Neyro señaló que “el tembladeral financiero que se vio ayer, y que puede seguir en los próximos días, más las pérdidas de reservas que está teniendo el Banco Central y el aumento del gasto público que ya se está descontando de alguna manera por parte del Gobierno para mejorar la performance en las elecciones, son componentes que auguran una trayectoria alcista los tipos de cambio financieros y el blue”. “La velocidad es bastante de difícil de prever, pero las presiones van hacia el alza”, subrayó.

“Otro de los condimentos negativos, que no ayudan, es la caída del precio de la soja a los actuales u$s463 por tonelada (ver página 5), cuando hace seis meses estaban en torno a los u$s600. Esa caída fuerte del precio de la soja, tampoco es una buena noticia y no contribuye a la estabilidad de las expectativas cambiarias, sobre todo después de las elecciones del 14 de noviembre”, remarcó Neyro.

Presión

“La brecha cambiaria entre el dólar oficial y financiero promedia 74% en lo que va del tercer trimestre, 9 puntos más respecto a los primeros meses del año. La presión hacia fin de año va a ser al alza”, sostuvo por su parte Claudio Caprarulo, director en Analytica, y detalló: “Por un lado, porque la expansión fiscal que ya se esperaba antes del resultado de las PASO tiene como contrapartida más pesos en circulación, de los cuales alguna proporción va a terminar buscando cobertura en el dólar financiero. En qué medida, va a depender cuánto compense el BCRA absorbiendo pesos la política expansiva del Tesoro. Y de cómo logre el Gobierno reducir la incertidumbre respecto a la política económica para lo que resta de 2021 y 2022, en particular después de los eventos post PASO. Por el control que puede ejercer el Central sobre la brecha, no se espera un aumento brusco en los próximos meses”.

Caprarulo concluyó que, respecto al comportamiento del dólar blue, “la tendencia de volatilidad y más presión al alza también se va a sostener”. La divisa paralela acumula en septiembre un alza de $2,50.

Dejá tu comentario