25 de abril 2002 - 00:00

Reiteran que el Río podría irse del país

El presidente del Banco Santander Central Hispano (BSCH), Emilio Botín, dijo ayer que la situación argentina «no es para estar optimista», y reiteró que la continuidad del grupo español en el país depende de que el gobierno pueda garantizar «un sistema financiero viable».

El titular del BSCH, entidad que en la Argentina tiene el control del Banco Río, destacó que «todos sabemos que la situación que atraviesa el país no invita en absoluto al optimismo», y aclaró, de manera tajante, que a su entender «no es buena».

Mientras presentaba la «ciudad financiera», un megaemprendimiento inmobiliario que construirá en los alrededores de Madrid para centralizar los servicios del BSCH, Botín señaló que aunque no es optimista sobre la situación de la Argentina no pierde «las esperanzas» de que el país se recupere.

El ejecutivo aseguró seguir «muy de cerca» lo que ocurre en la Argentina, y recalcó que la permanencia del primer grupo bancario español en el país está supeditada, como ya dijo en anteriores ocasiones, a que las autoridades pongan en marcha «un sistema financiero viable».

El BSCH tuvo que hacer durante el año pasado previsiones financieras por 1.287 millones de euros (unos 1.148 millones de dólares) para cubrir los riesgos de pérdidas en el Banco Río.

Además de la Argentina, el Santander está presente en Latinoamérica en Brasil, Chile, Perú, Bolivia, Uruguay, Venezuela, Colombia, Paraguay y México.

Dejá tu comentario

Te puede interesar