Cornejo canceló deuda heredada con proveedores

Edición Impresa

El Gobierno de Mendoza del radical Alfredo Cornejo anunció la cancelación de la deuda con proveedores que heredó de la gestión anterior del peronista Francisco Pérez.

Al cierre de 2015, el saldo de deuda flotante de Mendoza ascendía a $6.440 millones. Gran parte de monto era deuda que el Gobierno provincial mantenía con proveedores de bienes, prestadores de servicios y contratistas de obras.

Tras un proceso de verificación de los créditos con proveedores, la gestión de Cornejo ofreció pagar parte del importe con Bonos de Consolidación de Deudas 2015, que se emitieron en 2016, en los inicios de la gestión de Cornejo, y cuya última cuota se abonó la semana pasada para poner fin a esa deuda.

"La existencia de este tipo de deuda generaba enormes perjuicios tanto para los proveedores como para el Estado provincial y la economía de la provincia en general. La interrupción de la cadena de pagos impactaba directamente en la actividad y adicionalmente generaba incertidumbre en diversos sectores de la economía", señaló el Gobierno mendocino a través de un comunicado.

Asimismo, desde la administración de Cambia Mendoza cuestionaron la política financiera del Gobierno de Pérez. "Los desmanejos de la gestión anterior provocaron la emisión de este y de otros títulos, tendientes a dotar al Estado provincial de los recursos necesarios para hacer frente a sus deudas", afirmó el texto.

Según indica el informe del Gobierno mendocino, se redujo un 65% de la deuda flotante con proveedores y ahora se mantiene "en niveles históricamente bajos".

Dejá tu comentario