El beneficio de la ayuda mutua en dos documentales

Edición Impresa

"No estás solo en esto" (Argentina, 2014). Dir.: M. Amondaray; documental. 

"Kombit. Hacer algo juntos" (Argentina, 2016). Dir.: A.C. Garisto.


Coinciden en estrenarse dos pequeños documentales sobre los beneficios de la ayuda mutua. Uno, medio inocente. El otro, más ambicioso. Ambos, sin embargo, limitados por un estilo donde las declaraciones a cámara tienen absoluto predominio.

Años atrás Milagros Amondaray, comentarista de cine, sufrió un trastorno de ansiedad. Su analista le sugirió entonces volcarse a sí misma en un blog. Así nació Cinescalas, un espacio de conversación con los lectores, más bien las lectoras, acerca de las películas que aman, y las razones o sinrazones que llevan a identificarse con un personaje, o encontrar en la pantalla la expresión de sus males, y a veces hasta la solución de sus problemas. Y, como una cosa trae la otra, gracias a ese blog fueron naciendo buenas reflexiones, amistades y hasta noviazgos.

Eso es lo que cuenta "No estás solo en esto", de la propia Amondaray, a través de un puñado de testimoniantes que en algunos casos también participan en la producción del trabajo. El resultado suena simpático, pero más que un documental parece una recopilación de material con vistas a un documental definitivo. La autora puede hacerlo, si es que ya no está en otra cosa.

Por su parte "Kombit. Hacer algo juntos", de Aníbal "Corcho" Garisto, se interna en Artibonite, o Latibonit, como llaman los nativos a la región arrocera de Haití, para registrar la vida cotidiana de sus habitantes, el proceso de elaboración artesanal del arroz, y el estímulo de una cooperativa con el espíritu de los viejos esclavos que cultivaban sus parcelas entre todos.

Lástima que vemos poco y nada del proceso y de la cooperativa. Sólo gente hablando y enumerando culpables de su pobreza, desde Cristóbal Colón, que "trae consigo dos cosas: la esclavitud y la viruela", hasta las Naciones Unidas, cuyos soldados nepaleses habrían traído el cólera. Pasando, claro, por el dictador Jean-Claude Duvalier, el Baby Doc, que poco antes de su caída firmó con EE.UU. un convenio para importar arroz blanco a bajo precio, lo que afectó gravemente la economía regional. Y ninguno de los gobiernos posteriores denunció ese convenio. Eso es todo, por ahora.

P.S.

Dejá tu comentario