El socialismo cuenta los votos para reformar la Constitución de Santa Fe

Edición Impresa

El PJ y Cambiemos se muestran inflexibles ante el proyecto del gobernador Lifschitz, que podría habilitar su reelección. Negociaciones contrarreloj.

El Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) que gobierna Santa Fe acelera las negociaciones con el PJ y Cambiemos para que el próximo miércoles la Cámara de Diputados provincial avale el proyecto de Reforma Constitucional que impulsa el gobernador Miguel Lifschitz y que podría habilitar su reelección. Aunque el escenario, a una semana de la sesión especial pedida por el oficialismo, se muestra contrario a los deseos del mandatario, con bloqueos tanto del PJ como de Cambiemos.

Si bien hay consenso sobre algunos puntos del proyecto como los referidos a dotar a la Justicia de mayor independencia o los mandatos de cuatro años también en las comunas, la reelección es la piedra angular del rechazo opositor. Desde el FPCyS advierten que "está difícil" conseguir el apoyo de diputados de otras fuerzas pero siguen en conversación con actores locales.

El peronismo ya anunció que dará quórum para que la sesión se lleve adelante (necesita dos tercios) pero no alzará la mano cuando para votar el proyecto. Así lo anunciaron hace una semana los once diputados del interbloque PJ, que integra a sectores ligados al kirchnerismo -con protagonismo de Leandro Busatto- y a ortodoxos de Omar Perotti (el senador aparece como probable candidato a gobernador)

En Cambiemos, que perfila para 2019 al radical José Corral -intendente de la capital, exaliado de Lifschitz-, los referentes locales ya habían declaro su negativa en abril, a días de que el texto reformista ingresara a la legislatura (luego se estancó, rodeado de trabas). Y, confiaron a este medio, planean una rueda de prensa antes del 29 para ratificar el voto contrario.

Inclusive, se especuló con que la visita de Lifschitz al jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, estuviera ligado a una negociación para conseguir respaldo de Cambiemos en la votación clave. Sin embargo, las críticas posteriores de Lifschitz al Gobierno de Mauricio Macri por "no encontrar el camino para salir de la tormenta" fueron un indicador de que el encuentro tuvo otros ejes. O que la negociación no llegó a buen puerto. El gobernador socialista cuestionó de paso al PJ por "poner el pie" a la Reforma durante más de 25 años. Lifschitz ayer se mostró con su ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro, a quien ratificó en su cargo tras los ataques narco al Poder Judicial, durante la presentación de un programa para erradicar armas de fuego ilegales (con pagos de hasta $250 mil para quienes aporten datos).

Dejá tu comentario