Escasez de combustible complica al Nordeste

Edición Impresa

Chaco, Formosa, Misiones y Corrientes enfrentan las consecuencias de un expendio irregular, disparado por una bajante del río Paraná que se combina -dicen- con la mayor demanda por la inminencia de nuevas subas y con supuestas maniobras especulativas de las petroleras.

Una fuerte bajante en el río Paraná, a la que suma -afirman- el combo de supuestas maniobras especulativas de las petroleras y de una mayor demanda generada por los aumentos que se vienen y el movimiento turístico por las recientes vacaciones de invierno, desembocó en escasez de combustible en estaciones de servicio de Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones.

El impacto de ese mix derivó en los últimos días en señales de desabastecimiento o de suministro irregular en surtidores de las principales ciudades del Nordeste y en localidades del interior de esas provincias.

Las largas filas de vehículos para adquirir combustible se multiplicaron, y en algunos casos se aplicaron cupos en las ventas o reducción de horario en el expendio.

Como coletazo de ese escenario, se vieron resentidos algunos servicios de transporte público, como en la capital formoseña, mientras que en Resistencia -según lo consignado por Diario Norte- el lunes sólo se cargaba combustibles en vehículos oficiales.

"Estamos en la misma situación en todo el Nordeste porque todos dependemos del Puerto de Vilelas (Chaco), donde están los depósitos de todas las petroleras; el problema es que la bajante del río Paraná dificulta que las barcazas que buscan y traen el combustible puedan atracar", sostuvo el presidente de la Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Nordeste, Faruk Jalaf.

Frente a ese escenario, Jalaf explicó que "entonces hay que buscar el combustible con camiones, y por las normas que rigen para el transporte de combustible -que no pueden circular de noche, que tienen que viajar entre 8 y 10 horas, descansando cada 1 hora- estamos hablando de ir a buscar el combustible a Santa Fe o a Buenos Aires, y es mucha la distancia".



El titular de la cámara además resaltó la incidencia de la mayor demanda de combustible generada por el receso invernal, y de las demoras en las entregas de las petroleras como presunto método de presión para forzar nuevos incrementos.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Estacioneros en Formosa, Luis Bigatti, afirmó -en referencia a la nafta súper- que "no es un problema sólo de que no tengamos combustible de mayor demanda y menor precio, sino que también podemos tener complicaciones con el abastecimiento de los demás productos". "Esto sucede en toda la región y también en el interior, que es más grave porque están dando cupos". agregó.

En este escenario, estacioneros de la región consultados por medios locales atribuyeron los faltantes, más allá del impacto de la bajante del río Paraná (que ayer evidenció un repunte, aunque recién volvería a su nivel normal en unas dos semanas), a presuntas maniobras especulativas de las petroleras en pos de que el Gobierno nacional autorice nuevos incrementos.

Un aval que, en rigor, ya llegó y que derivará en las próximas horas en subas del orden del 6% en la nafta súper y el gasoil, y del 9% en productos premium, en lo que será la segunda cuota del monto que las petroleras trasladarán al público por la devaluación y el alza del petróleo (aunque restan otros dos ajustes).

Dejá tu comentario