Masacre en universidad de Oregon: 10 muertos en ataque con sesgo religioso

Edición Impresa

Los Angeles - Al menos 10 personas murieron y más de 7 resultaron heridas en un tiroteo ayer en la Universidad Umpqua Community College, en el estado de Oregon, en el noroeste de Estados Unidos. El responsable del ataque habría actuado por motivaciones religiosas y resultó muerto.

El autor de los disparos en el Umpqua Community College, en la localidad de Roseburg, "está muerto", dijo el comisario John Hanlin, quien sin embargo no ofreció detalles sobre la identidad del atacante ni el número oficial de víctimas. "Escuché números muy variados y no quiero reportar un número que no es correcto", agregó.

De acuerdo con el jefe policial, los efectivos que atendieron a los primeros llamados de ayuda "llegaron al lugar y localizaron al atacante en uno de los edificios". "Hubo un intercambio de disparos y el sospechoso resultó abatido", dijo.

Al menos cuatro pistolas fueron encontradas en el lugar del tiroteo, informó la cadena CNN.

Por su parte, en una breve declaración a la prensa, la gobernadora de Oregon, Kate Brown, dijo que el responsable por la matanza era "un hombre de 20 años de edad".

El episodio dejó un saldo de 10 muertos, según distintas fuentes. Los medios estadounidenses coincidían en que por lo menos 7 personas recibieron heridas de gravedad, incluyendo una mujer que sufrió un disparo en el pecho.

La masacre es el último de una serie de tiroteos en los campus universitarios, cines, bases militares e iglesias, ocurridos en los últimos años en Estados Unidos. Los asesinatos alimentaron la demanda de un mayor control de armas en el país, donde la propiedad de armas de fuego está protegido por la segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

Anoche, el presidente Barack Obama lamentó amargamente que matanzas de inocentes se hayan tornado "rutina" en el país, y formuló un dramático llamado al Congreso a discutir una legislación sobre control de armas de fuego.

"De alguna forma, esto se tornó rutina. Las informaciones son rutinas, mis reacciones aquí en este podio son una rutina, y lo es la conversación posterior", dijo en una dura e irónica declaración en la Casa Blanca. "Somos el único país avanzado sin legislación con sentido común sobre el control de armas", agregó.

"Como dije hace apenas algunos meses, cada vez que vemos estos tiroteos, nuestras plegarias no son suficientes. No hacen nada para evitar que estas carnicerías se den en otro lugar de EE.UU. No sabemos todavía por qué este hombre hizo lo que hizo. Y es justo decir que cualquiera que hace esto tiene una enfermedad en su mente...", aseguró en un fuerte mensaje al Congreso, que se niega a legislar sobre el tema. Añadió que pedirá a su gabinete que estudie cómo avanzar en restricciones.

Aunque por el momento se desconoce la motivación del atacante, Kortney Moore, una estudiante de 18 años, dijo a un diario local que el agresor pidió a la gente que se tire al suelo y luego los hizo pararse uno por uno, preguntándole por su religión. Luego comenzó a dispararles.

Ray Shoufler
, responsable del cuerpo local de los Bomberos, precisó que en el interior del centro educativo había "numerosos heridos en muchas aulas" y por ello los servicios de socorro improvisaron un centro de atención de urgencia en el local para los casos más graves.

"Prácticamente todos nosotros tenemos parientes que estudian allí. Es un escenario típico en el que todo el mundo conoce a todo el mundo", agregó sobre la institución de la localidad de Roseburg.

Marilyn Kittelman, madre de un alumno de la institución, dijo a la prensa que su hijo logró esconderse en un anexo del edificio y le mandó un mensaje por un teléfono celular sobre lo que estaba ocurriendo. De acuerdo con lo que le contó el estudiante, se oyeron unos 30 disparos. Situado en un área semirural, el centro de estudios Umpqua Community College tiene unos 3.300 estudiantes.

Agencias AFP, Reuters, EFE y ANSA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario