Santiago: Cambiemos mide daños en un escenario adverso

Edición Impresa

Primeros comicios tras sacudón económico. Frente Cívico de gobernador Zamora aspira a repetir resultados arrasadores de contienda 2017.

Santiago del Estero tendrá este domingo una prueba electoral en 26 de sus 28 municipios, en una provincia donde la performance de Cambiemos viene siendo magra y donde ahora, además, deberá ir a las urnas por primera vez tras el sacudón económico nacional que derivó en el acuerdo del presidente Mauricio Macri con el FMI.

El oficialista Frente Cívico apunta a repetir el desempeño de las últimas elecciones, cuando arrasó tanto en las legislativas nacionales como en los comicios que llevaron a Gerardo Zamora por tercera vez a la gobernación. El propio mandatario salió a ponerse la campaña al hombro, en especial para la contienda de la capital provincial y La Banda, los dos municipios clave. En ambos lugares encabezó la "Caravana del Triunfo", un rito al que acostumbra el Frente Cívico, junto con los candidatos Norma Fuentes (Capital) y Álvaro Blanco (La Banda). En el caso de Fuentes, es la actual intendenta interina, ya que asumió el año pasado luego de que Hugo Infante saltara del municipio a la Cámara de Diputados de la Nación. Blanco, por su parte, intentará arrebatarle la jefatura municipal a Pablo Mirolo, del Frente Renovador, quien en 2017 terminó tercero en la contienda por la gobernación.

"Nuestro proyecto garantiza previsibilidad, trabajo y sobre todo, en estos momentos complicados, la tranquilidad necesaria y la paz social. Les pedimos que apoyen a nuestros candidatos", dijo Zamora en el cierre de campaña, donde también estuvo su esposa, Claudia Ledesma Abdala, exgobernadora hasta que el año pasado encabezó la lista para diputada nacional por el Frente Cívico. Con resultados casi calcados, con diferencias de décimas, Zamora y Ledesma Abdada alcanzaron el 70% de los votos en las últimas elecciones. En este escenario, Cambiemos obtuvo apenas el 17% y se quedó con el segundo lugar.

Esa porción no fue aislada para la alianza amarilla, inclusive le fue mejor al candidato a gobernador Marcelo Lugones en 2017 que al propio Macri en 2015, cuando obtuvo apenas un 14% contra el 63% que consiguió Daniel Scioli -FpV- en la primera vuelta de la presidencial de octubre.

Por eso, ahora Natalia Neme en la capital santiagueña y Eduardo Ruiz Figueroa en La Banda saldrán a medir cómo quedó parado el macrismo en la provincia.

Si los antecedentes electorales le dan la espalda a las posibilidades de Cambiemos en Santiago, los antecedentes judiciales tampoco juegan a favor de los candidatos macristas. Héctor Ruiz en La Banda debió bajarse luego de que la Justicia rechazara su candidatura por la condena por abuso sexual en 2015, tras probarse que violó a una mujer en su despacho cuando era intendente. Encabezará la lista su hijo Eduardo Ruiz Figueroa. Neme, por su parte, está imputada en una investigación por pensiones falsas en la ANSES.

Dejá tu comentario