Arribas "cortafuegos" de Macri para la causa por espionaje ilegal (sea en Lomas o en Comodoro Py)

Política

Hoy Majdalani citada a indagatoria por espías en el Patria. Negará cargos y su defensa apunta "cosa juzgada" tras sobreseimiento en Retiro. Buscan evitar procesamiento de Augé.

Silvia Majdalani concurrirá hoy al juzgado federal de Lomas de Zamora a prestar declaración indagatoria con la certeza de que probablemente obtendrá en diez días un procesamiento por parte del juez Juan Pablo Augé. En el tramo por espionaje ilegal y seguimientos a Cristina de Kirchner, los testimonios y las otras declaraciones de los imputados apuntan directamente a las órdenes emanadas de la exseñora “Ocho”. Los tres testigos de identidad reservada -uno de ellos revelados por Ámbito- y la defensa del ex Contrainteligencia Martín Coste aportaron datos siempre ascendentes en la escala de mando. El mismo camino seguirá mañana el escribano Gustavo Arribas respecto a la acusación por falsedad ideológica respecto a la respuesta que dieron a la Comisión Bicameral y al juez Marcelo Martínez de Giorgi cuando requirió los motivos de la vigilancia al Instituto Patria. La estrategia de Majdalani quizá contenga algún dardo dirigido al juez Federico Villena, con la intención de socializar la responsabilidad con respecto a la autorización judicial que tenían los espías supuestamente basada en una inverosímil amenaza terrorista. La de Arribas es más simple: ser el “cortafuegos” que impida que alguna llama escale a Mauricio Macri, ya sea que esta causa se quede en Lomas o, como pidió él, que se mude a Comodoro Py, que va sumando más números para intentar arrebatarla.

El tándem Majdalani- Arribas está acusado de los mismos delitos pero ambos negarán participación en espionaje ilegal. Tampoco su aval, como trasunta en los hechos posteriores al descubrimiento de un móvil de la AFI en las inmediaciones del Patria, con agentes orgánicos que tenían instrucciones muy distintas a las que quedaron asentadas sobre la falsa amenaza terrorista sobre la entonces senadora. Engañados por mandos medios y con un grupo fuera de control que no seguía instrucciones orgánicas. Majdalani dirá también que por esos hechos existe “cosa juzgada”. Esa fue la respuesta que buscó obtener de Martínez de Giorgi la semana pasada, cuando acudió al juzgado con un pedido de inhibitoria dirigido a Augé. El juez de Retiro le dijo que no había nada por hacer porque su causa estaba cerrada. Cerrada con un sobreseimiento a su favor, es la interpretación defensista. No concedió un pedido de inhibitoria, simplemente ratificó que lo actuado bajo su órbita tiene status de firme. No es poco si se combina con la curiosa presentación de Arribas –que recayó en el juzgado de María Eugenia Capuchetti- para que todo el expediente (que está conectado en Lomas al de Super Mario Bross) abandone esos lares rumbo a Capital Federal. Ambos saben que se repetirá el ritual de la indagatoria respecto al expediente principal que estaba en manos de Villena.

Arribas busca subrayar el hecho de que el espionaje se produjo en CABA, que las supuestas ordenes ocurrieron en la sede de 25 de Mayo, que la denuncia se radicó en esa jurisdicción y que todo cuanto surge de la pesquisa ocurrió fuera de la jurisdicción de Lomas. Está asesorado por Alejandro Pérez Chada, el mismo abogado de Macri que apenas estalló el escándalo, como reveló este diario, armó una mesa consultiva con otros estudios para evaluar estrategias. Desligar a Macri no es solo parte de las consecuencias de su función al frente de la central de espías, sino parte de una estrategia defensiva ensayada desde un comienzo. La apuesta es que cualquier hipótesis que incluya al expresidente sea solo conjetural.

Sin embargo, el llamado a indagatoria fundado por Augé no deja mucho resquicio para intentar desconocer los hechos. La versión de una “patrulla perdida” se desinfla con las declaraciones de los espías, pero sobre todo de los jefes de la inteligencia macrista. El juez, a partir de las pruebas, tiene identificado que Majdalani si no proveyó las instrucciones a Alan Ruiz, fue la destinataria de los informes diarios que presentaban los espías y que básicamente se convirtió a la AFI -mediante prácticas ilegales- en una suerte de “policía política” para espionaje a fuerzas opositoras y tropa propia. Los imputados apelarán a que no tendría sentido la intromisión dentro de su propio partido. La justicia también preguntará por la línea directa entre la “Ocho” y Ruiz.

D’Alessio en Dolores

Con el ímpetu que adquirió Lomas, recobró vigor la causa centrada en el falso abogado Marcelo D’Alessio que se tramita en Dolores. Hoy deberá atravesar una ampliación de indagatoria vía teleconferencia desde el penal de Ezeiza. El juez Alejo Ramos Padilla decidió adentrarse en los lazos que unían a la banda del falso abogado con funcionarios de fuerzas de seguridad y la AFI, en lo que podría ser otra complicación para Majdalani, donde el nexo allí es el exespía Pablo Pinamonti. En agosto cumplirá un año la apelación de Daniel Santoro, procesado por coacción y extorsión a partir de maquillar bajo el ropaje periodístico la información que D’Alessio le aportaba sobre las víctimas de la banda. La Cámara Federal de Mar del Plata debe definir si ratifica o revoca ese fallo. En idéntica situación está el fiscal Carlos Stornelli desde diciembre. Es el fiscal que le tocó por sorteo a Arribas para intervenir ahora en el planteo judicial para que todo confluya en Comodoro Py.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario