Espionaje ilegal: la excusa que utilizó la AFI para cablear las celdas de De Sousa y el "Pata" Medina

Política

Una agresión del sindicalista Juan Pablo "Pata" Medina al empresario Fabián De Sousa fue el falso motivo para cablear las celdas del penal de Ezeiza por los técnicos de la Policía de la Ciudad, pasados en comisión a la AFI.

Una agresión del sindicalista Juan Pablo "Pata" Medina al empresario Fabián De Sousa fue el falso motivo para cablear las celdas del penal de Ezeiza por los técnicos de la Policía de la Ciudad, pasados en comisión a la AFI.

Según publicó el diario Página 12, la agresión del "Pata" Medina al empresario y accionista de Grupo Indalo fue provocada por la AFI, que mandó un agente a hablar con la esposa del dirigente gremial, Fabiola García. "El individuo le dijo a la mujer que era hombre de confianza de De Sousa, que ya la venían siguiendo y que por 400.000 dólares podían sacar a su marido de la cárcel. La esposa de Medina se lo contó al gremialista a través del teléfono público del penal y este, ni bien cortó, agredió a De Sousa", da cuenta el artículo.

La agresión de Medina se utilizó para dar origen a la causa 69/18 y, con esa escucha, se puso en marcha el cableado de las celdas. Al día siguiente de la pelea, ingresó al penal un Escuadrón de Elite, que dependía directamente del Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich. Los efectivos estuvieron más de tres horas inspeccionando, sin que se entendiera bien el objetivo.

En este marco, días después todos los detenidos en ese pabellón fueron sacados de sus celdas y alojados durante seis horas en el gimnasio. El argumento fue: “Mantenimiento del pabellón”. Se presume que durante esas horas técnicos de la Policía de la Ciudad, trasladados en comisión a la AFI, instalaron cámaras y micrófonos clandestinos, en base a una orden judicial emitida por la agresión de Medina.

Dichas cámaras y micrófonos se pusieron en la intersección de celdas, a través de un caño en el que circulaban cables y caños, y únicamente donde estaban los detenidos políticos. La AFI no cableó las únicas dos celdas donde había narcos, por ejemplo, en la que estaba alojado Alonso Rutilio Ramos Mariños, El Ruti, uno de los dos máximos distribuidores de cocaína de la zona sur de CABA.

Dejá tu comentario