Solanas sobre el INCAA: "Detrás de todo esto está meter la mano en el fondo de fomento"

Política

En medio de un conflicto por denuncias de corrupción en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y tras el desplazamiento de su titular, Alejandro Cacetta, el senador Fernando "Pino" Solanas afirmó que detrás del conflicto "está meter la mano en el fondo de fomento porque hay mucha plata".

En declaraciones al programa "Mañana Sylvestre", que se emite por Radio 10, Solanas sostuvo que "el INCAA es autárquico y que el Gobierno no puede hacer lo que ha venido haciendo con grandes leyes nacionales, modificarlas puenteando al Congreso con simples decretos".

"Los pueblos que no construyen sus propias imágenes, no tienen autodefensa y pueden ser borrados del planeta", enfatizó en senador. Asimismo, indicó que "el instituto tiene que proteger la industria nacional".

Cabe recordar que el Ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, le aceptó la renuncia la semana pasada a Cacceta y designó en su lugar a Ralph Haiek, actual vicepresidente del INCAA.

En tanto, integrantes de las organizaciones que nuclean a productores, directores, técnicos, actores y estudiantes de cine concretaron el último lunes por la tarde un abrazo simbólico al edificio del INCAA en la Capital Federal, para manifestar su preocupación por la situación que se vive en la comunidad audiovisual.

En Lima al 300, entre Moreno y Belgrano, frente al edificio sede se congregaron más de mil personas, sin banderas ni carteles de ningún tipo, que solo se expresaron con palmas y se manifestaron por los mismos puntos que el jueves santo dieron a conocer en la asamblea abierta realizada en el Cine.Ar Gaumont, en el barrio porteño de Congreso.

Tras afirmar que "en el Cine Nacional la 'grieta' no existe", los organizadores de la protesta expresaron que "ante una burda campaña de desprestigio del cine argentino que está aquí reunido, representantes de todos los sectores cinematográficos exigimos la defensa irrestricta de la Ley de Cine en todos los formatos cinematográficos, la autarquía del INCAA y la defensa de los miles de puestos de trabajo que el cine genera".

En otro orden, la polémica por el desplazamiento de Cacetta reveló una creciente crisis presupuestaria del sector audiovisual local y reactivó un viejo reclamo para que las plataformas digitales de difusión de contenidos cinematográficos y televisivos comiencen a tributar en la Argentina.

El Fondo de Fomento Cinematográfico (FFC), que tras la salida de Cacetta se puso en el centro de las miradas, recibe 10% del dinero que producen los cineclubs, el 25% de lo que recauda por publicidades el exComfer, devenido en Afsca, ahora bautizado Enacom, que en parte proviene de los derechos que pagan las radios y las televisoras para operar las señales del país, y 10% del valor de las entradas de cine. El último porcentaje forma parte del 21% que a la AFIP retiene a la mayoría de bienes y servicios, pero que en este caso debe ser enviado a las arca del INCAA para solventar créditos y subsidios a las películas nacional y para la celebración de festivales.

Dejá tu comentario