3 de agosto 2023 - 13:46

Ancap negocia con contratistas ante las demoras en el mantenimiento de La Teja

En busca de reducir los costos que ya se han disparado para la petrolera estatal, la gerencia general quiere llegar a un acuerdo con el nuevo cronograma.

Refinería La Teja, la más importante de la petrolera estatal uruguaya.

Refinería La Teja, la más importante de la petrolera estatal uruguaya.

La gerencia general de la Administración Nacional de Combustible, Alcohol y Portland (Ancap) comenzará las negociaciones con los contratistas a cargo de las tareas de mantenimiento en la refinería de La Teja, con el objetivo de postergar oficialmente la parada en la planta y evitar que los costos del conflicto con el sindicato —y sus consecuencias— sigan aumentando para la petrolera estatal de Uruguay.

Que la parada de mantenimiento no comenzará el 4 de septiembre, como había sido previsto, ya no es un secreto: las diferentes medidas de fuerza que viene llevando a cabo Federación Ancap (Fancap), el gremio de la petrolera, desde hacer meses, han retrasado todas las treas previas necesarias para comenzar con la operatoria propiamente dicha.

El problema es que, independientemente de si las tareas comienzan o no en la fecha establecida, la refinería detendrá su producción y las empresas contratadas para el mantenimiento iniciarán sus contratos según el cronograma oficial. Esto, por supuesto, implicará importantes costos para Ancap, que deberá cumplir con sus obligaciones financieras a pesar de todo.

Por esta razón, y con el objetivo de reducir los costos —que, por lucro cesante, la empresa ya estima en 300 millones de dólares por encima de los proyectado inicialmente— el directorio de Ancap le pidió a la gerencia general que comience las negociaciones con los contratistas para retrasar las fechas de manera oficial y adecuar los trabajos al nuevo cronograma, según confirmó el vicepresidente de la empresa estatal, Diego Durand, a Montevideo Portal.

“Las acciones sindicales han postergado poder detener la refinería en la fecha que estaba programada. Así que probablemente la fecha de parada no será la que estaba proyectada debido a las acciones que hemos venido recibiendo a nivel sindical, y que obviamente nos llevan a postergar la parada”, afirmó el funcionario, y señaló que “al tener menos horas de trabajo, se afecta la proyección, y por tanto estamos con una dificultad técnica”.

¿Cuál es el plan de Ancap para los empleados tras la asociación del portland?

Mientras el conflicto entre Ancap y el sindicato no se resuelve, la petrolera aprobó el plan de incentivos para funcionarios y contratistas de las plantas de portland —el principal motivo de disputa—, a poco tiempo de que se reciban las diferentes ofertas en el proceso de adjudicación del sector.

Entre las propuestas está la posibilidad de que la estatal dé incentivos para que los funcionarios y contratistas puedan retirarse o jubilarse, pero también puedan renunciar, total o parcialmente, y pasar a trabajar con el socio privado si les ofrece un puesto. Además, podrán optar por recibir por parte de Ancap una compensación en el sueldo o recibir dinero para trabajar en otras dependencias de la estatal o del Estado.

La empresa coloca como “principio rector” de este planteo que ahora deberá negociarse con Fancap para “promover e incentivar que la máxima cantidad posible de trabajadores se mantenga en la industria con la nueva sociedad, y a su vez contemplar distintos escenarios en lo que ello no ocurra, ya sea por voluntad del trabajador o por decisión de la sociedad”, señala un documento al que accedió Ámbito.com.

Las propuestas se diferencian entre los funcionarios que serán contratados por la nueva sociedad y los que no lo serán. Los que ya tienen causal jubilatoria que sean contratados recibirán un incentivo de 12 sueldos. Los que decidan renunciar también recibirían 12 sueldos, mientras los que no lo hagan podrán permanecer “a la orden”.

Similar situación tendrán los trabajadores con causal jubilatoria próxima (aproximadamente tres años) no contratados, que recibirán los mismos montos. La diferencia se dará entre quienes son contratados y renuncien, que recibirán 18 sueldos, mientras quienes no lo hagan podrán acceder a la reserva de su cargo.

En el caso de los trabajadores activos sin causal jubilatoria se propone tres franjas: de 18 a 35 años, de 36 a 49 años y de 50 a 56 años. Si no son contratados, el incentivo en este caso asciende a 20 sueldos o la posibilidad de mantenerse a la orden en otra dependencia del Estado. Si la sociedad decide contratarlo, se le proporcionará también como incentivo 10 salarios.

Fuentes de la empresa consultadas por Ámbito.com evaluaron la inversión total de este plan de incentivos al personal en “bastante menos” que las pérdidas del sector portland de Ancap, estimadas en unos 25 millones de dólares.

Dejá tu comentario

Te puede interesar