3 de noviembre 2023 - 09:11

Lacalle Pou mantendrá el silencio hasta su regreso y crece el clamor por una salida de Heber

Desde el oficialismo dan por sentado la renuncia del ministro del Interior. Maciel y Lafluf también dejarían el gobierno.

Ministro Del Interior Luis Alberto Heber
Foto: @Luisaheber

El presidente Luis Lacalle Pou regresará el sábado a Uruguay de su viaje a Estados Unidos y, hasta entonces, no tiene previsto cambios en el escenario político actual ni declaraciones sobre el escándalo que se desató tras la divulgación de los audios respecto del caso Marset, a pesar de la insistencia de propios y ajenos. Mientras tanto, el ministro del Interior, Luis Alberto Heber, se queda sin respaldo y tiene las horas contadas en un puesto que ya carga con demasiado desgaste.

Que se acepte la renuncia del ahora excanciller Francisco Bustillo, que se ratifique al colorado Nicolás Albertoni como segundo de la cartera y que Diego Escuder —a pesar de su aparente implicancia en la polémica que se llevaría puesta la cúpula de dos ministerios nacionalistas, como mínimo— sea canciller interino fueron las decisiones bajadas por Lacalle Pou desde Estados Unidos, y que la presidenta en ejercicio Beatriz Argimón puso en marcha rápidamente.

Pero lo qué pasará con Heber, por un lado, y con Guillermo Maciel —subsecretario del Interior— y Roberto Lafluf —asesor presidencial—, el mandatario lo decidirá o lo comunicará personalmente en suelo uruguayo, cuando regrese el sábado a primeras horas de la tarde.

Esta postura decepciona a todos los bandos: por un lado, el Frente Amplio y Cabildo Abierto habían reclamado su regreso inmediato para que diera explicaciones y tomara las riendas de los que podría ser la peor crisis institucional de este gobierno; algo que rápidamente fue desestimado por Presidencia.

Pero, por el otro, también tiene gusto a poco para los blancos, que entienden que la palabra del presidente es necesaria para calmar las aguas y mantener la confianza en las instituciones, sobre todo tras las declaraciones de Guido Manini Ríos, que abrieron la puerta a pensar en la implicancia misma de Lacalle Pou.

Heber, en la cuerda floja

El ministro Heber es otro punto por el cual los nacionalistas aguardan con ansias el regreso de Lacalle Pou, e incluso esperan una determinación anticipada. Porque, independientemente de que el titular del Interior no esté directamente involucrado en las denuncias de la exvicecanciller Carolina Ache —como si lo están Bustillo, Maciel y Lafluf— su capital político está prácticamente agotado y se enfrenta a una moción de censura por parte del Frente Amplio que sería apoyada por los cabildantes.

Esto es porque la oposición logró que se aprobara en el Parlamento —de forma irónica, casi al mismo tiempo que Ache hacía estallar la bomba en el interior del gobierno con sus declaraciones en Fiscalía— el llamado a interpelación de Heber para el 14 de noviembre. Si bien el motivo original era que diera explicaciones sobre las posibles irregularidades en la causa que involucra a Gustavo Penadés, los hechos de los últimos días llevaron a que la coalición de izquierda redactara una moción de convocatoria más amplia que incluye también los casos Marset y Astesiano.

Con los dichos públicos de Manini Ríos sobre la necesidad de que toda la “cúpula política” de Interior de un paso al costado por su responsabilidad en el escándalo, ya sea por “acción u omisión”, blancos y colorados ven difícil contar con los votos de Cabildo Abierto, y entienden que la moción de censura para Heber será inevitable. El respaldo al ministro ya no se encuentra siquiera entre las filas nacionalistas, donde también se expande el malestar por el silencio del presidente ante la crisis.

Sin embargo, desde el Partido Nacional todavía se lo quiere proteger a uno de los referentes más importantes del sector y, para ello, entienden que es necesario que sea Lacalle Pou el que lo cese en los próximos días. Esto desactivaría la interpelación y, si bien nadie lo dice con palabras completas, contribuiría a dejar de lado las sospechas que Manini Ríos puso sobre la mesa respecto de la implicancia del mandatario en los sucesos que llevaron al escándalo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar