11 de julio 2023 - 10:47

Las claves de la emisión del bono global en pesos 2033 que anunció el MEF

En cuestión de horas, el gobierno colocará un nuevo instrumento en el mercado internacional. Expectativa local.

Mercado Bevsa Bonos
Foto: Pexels

El gobierno, a través del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), anunció la emisión de un nuevo bono global en pesos, con el que espera canalizar la buena respuesta que tradicionalmente hay en el mercado internacional a este tipo de colocaciones en su gestión de la deuda, que se ubica en niveles históricamente elevados.

Este año, el Ejecutivo requiere 4.898 millones de dólares en fondos, mientras que la emisión bruta total de bonos (mercados internacional y local) es de unos 4.285 millones de dólares, de los cuales más de la mitad se colocarán en el mercado doméstico.

A raíz de la histórica sequía que afecta al Uruguay, el gobierno adelantó, al presentar el proyecto de Rendición de Cuentas el 30 de junio, que hará uso de la cláusula de salvaguarda para elevar el tope legal de endeudamiento un 30%, hasta los 2.860 millones de dólares. Cabe recordar que la seca a derrumbado las exportaciones de bienes (-31% interanual en junio) y forzado una corrección a la baja del crecimiento económico estimado para este año.

El bono global será en pesos y no en Unidades Indexadas

La nueva emisión en el mercado internacional será en pesos y no en unidades indexadas (pesos indexados a la inflación) como se rumoreó la semana pasada. Será por un plazo intermedio, de 10 años.

La última vez que el Ministerio de Economía y Finanzas ofreció un bono global en pesos nominales fue hace dos años. Ese título, el bono global 2031, sería usado como base para la nueva emisión y tendría un rendimiento a vencimiento de 9 o 9,5%, entre un punto y un punto y medio encima del papel de referencia.

¿Qué entidades contactó el Mef para la colocación?

Bank of America Securities, Citigroup e Itaú BBA coordinaron las llamadas con inversores locales e internacionales desde el lunes, a pedido del Ministerio de Economía y Finanzas.

La transacción incluye un componente de manejo de pasivos de bonos globales de Uruguay en moneda local (pesos nominales e indexados a la inflación) y en dólares estadounidenses, agregó el MEF a través de su Unidad de Gestión de Deuda (UDG).

El “apetito” del mercado por los bonos uruguayos

El Comité de Coordinación de Deuda Pública (CCDP), integrado por el Banco Central del Uruguay (BCU) y el MEF, evaluó en su última reunión en abril la existencia de “un gran apetito” de los inversores por los instrumentos en pesos.

“Se observa un apetito de los inversores por los títulos de deuda emitidos por la autoridad monetaria en sus plazos más largos, provocando que la curva de rendimiento de los títulos de deuda emitidos por el BCU se haya invertido”, señaló la minuta de la reunión.

El último test ante los inversores internacionales

El bono indexado a indicadores de cambio climático (BIICC 2034) fue la última colocación de un título soberano uruguayo en el mercado internacional.

En octubre pasado, el BIICC captó unos 1.500 millones de dólares, de los cuales 1.000 millones de dólares fue a cambio de efectivo, emitiéndose el remanente para recomprar bonos elegibles.

Entonces, la demanda superó ampliamente el monto emitido, llegando a 3.960 millones de dólares en su punto máximo. La emisión del BIICC se realizó a un rendimiento de 5,935% anual (y un cupón de 5,75% anual), correspondiente a un diferencial de 170 puntos básicos respecto al bono de referencia del Tesoro de Estados Unidos.

Actualmente, el bono indexado a cambio climático posee un spread de 100 puntos para los 10 años y uno de 139 para los 30 años, según los datos de la Bolsa Electrónica de Valores S.A (Bevsa).

Dejá tu comentario

Te puede interesar