22 de abril 2017 - 17:19

A la búsqueda de dos marcas históricas, Nadal prolonga su gran año

Nadal va por un hito: ganar diez veces en un mismo torneo.
Nadal va por un hito: ganar diez veces en un mismo torneo.
Rafael Nadal buscará el domingo en la final de Montecarlo un doble hito: ser el primer jugador en ganar diez veces un mismo torneo y superar el récord de 49 trofeos en arcilla que comparte con nuestro legendario Guillermo Vilas.

Nadal, número siete del mundo, derrotó este sábado al belga David Goffin por 6-3 y 6-1 en una hora y media y chocará en el partido definitivo con su compatriota Albert Ramos, que avanzó por primera vez en su carrera a una final de Masters 1000 al vencer al francés Lucas Pouille por 6-3, 5-7 y 6-1.

Será la cuarta final de la temporada para Nadal, que perdió las tres que jugó: Australia, Acapulco y Miami. Esta vez, sin embargo, se encuentra en su territorio, el polvo de ladrillo, y ante un rival que jamás se vio en una situación como ésta.

Si gana, el ex número uno se convertirá en el primer jugador de la historia que levanta diez veces el mismo título. Y le llenaría de confianza para la parte del año que más disfruta: la semana que viene jugará en Barcelona, donde también acumula nueve títulos, y después viajará a Madrid y a Roma antes de intentar conquistar su décimo Roland Garros.

La lógica dice por lo tanto que el antiguo récord de Vilas de 49 títulos en polvo caerá tarde o temprano. Nadal buscará el domingo su corona número 50 en arcilla y la 70 en total.

La victoria de Nadal sobre Goffin, 13° del ranking y que en cuartos tumbó al serbio Novak Djokovic, llegó con polémica tras una controvertida decisión del juez de silla Cédric Mourier.

Goffin estaba 3-2 arriba en el primer set y sacaba para confirmar el break. Con ventaja a su favor, Nadal lanzó una bola larga que el línea cantó "out". Goffin la marcó con su raqueta, pero Mourier tenía dudas, bajó de la silla y aseguró que la pelota había picado sobre la línea. Las repeticiones de televisión no dejaron lugar a la duda, era mala, pero el árbitro ordenó que se volviera a jugar el punto.

Si Mourier hubiese hecho caso a su línea, Goffin habría ganado el punto y se habría colocado 4-2 a favor. Sin embargo, terminó cediendo su servicio y se desmoronó mentalmente cuando mejor estaba jugando.

Desde ese punto, apenas pudo ganar un juego más en todo el partido. Al final del duelo, el belga no quiso darle la mano a Mourier.

Este será el tercer cara a cara entre Nadal y Ramos, número 24 del ranking mundial con 29 años. Los dos precedentes, disputados ambos en la arcilla de Barcelona, los ganó Nadal sin ceder ni un solo set.

Pero Ramos llega con la confianza por las nubes a su primera final de un Masters 1000. En su camino a la definición, derrotó a tres jugadores que están por encima suyo en el ranking: tumbó en octavos al número uno del mundo, el británico Andy Murray; en cuartos al octavo del escalafón, el croata Marin Cilic; y este sábado se deshizo de Pouille, que ocupa el puesto número 17.

Dejá tu comentario

Te puede interesar