El Camp Nou dio su veredicto con una gran ovación a Messi

Deportes

Luego de la convulsionada semana que vivió Barcelona, con rumores de pelea entre Lionel Messi y el técnico Luis Enrique, con la renuncia de Carles Puyol y el despido de Andoni Zubizarreta, el equipo catalán medía sus fuerzas ante el débil Elche por la Copa del Rey.

En ese contexto, Barcelona jugaba contra sí mismo más que contra su rival, y no desentonó. Con Messi como capitán, goleó sin inconvenientes y apaciguó la crisis futbolística que venía padeciendo.

Pero antes del partido, el (poco) público que se acercó al estadio, se inclinó por el rosarino en la pelea con Luis Enrique, ya que lo ovacionó mientras que al técnico les fue indiferente.

Por eso, cuando Messi convirtió su gol de penal, lo festejó señalando a los hinchas y retribuyéndoles el cariño brindado en la previa.

Dejá tu comentario