Llega al Congreso hoy una ley de quiebras más seria

Economía

El gobierno enviará hoy al Congreso el proyecto definitivo para modificar la actual Ley de Quiebras. Se confirmó que serán derogadas casi todas las reformas votadas en febrero pasado, que originaron la protesta del FMI. Ayer trascendió el borrador final del proyecto que Jorge Remes Lenicov entregó a un grupo de legisladores. Se restablece el «cram down» (toma del control por los acreedores), tal como existía en la versión anterior de la Ley de Quiebras. Pero ahora los jueces tendrán más poder para aceptar o denegar la homologación de acuerdos de acreedores que planteen hacerse cargo de la empresa quebrada. Esta es la mayor concesión que se hizo a las empresas locales endeudadas, que presionaron por mantener la eliminación del «cram down». El período de exclusividad del deudor volverá a ser como máximo de 60 días. Se deroga la suspensión de los juicios por quiebra por 180 días. Las ejecuciones hipotecarias quedarán congeladas pero por un plazo de 180 días corridos y no hábiles. En los acuerdos judiciales ya homologados, los juicios se reanudarán el próximo 30 de junio.

El gobierno enviará hoy al Congreso el proyecto que modifica la Ley de Quiebras que ayer se terminó de definir en dos reuniones entre legisladores y ministros. Se confirmó que el gobierno pide la derogación de los puntos más conflictivos de la reforma votada en febrero pasado sobre todo la reimplantación del «cram down» (el acreedor se hace cargo de la empresa), en línea con la mayor parte de los pedidos del FMI. De todas formas habrá dos cambios sustanciales: se modifica por ley el artículo que fijaba una suspensión de 180 días hábiles en las ejecuciones de todo tipo -créditos hipotecarios para vivienda y PyMEs- pasando ahora a ser de 180 días corridos y se dan mayores facultades a los jueces para la homologación de acuerdos en aplicación del «cram down». El resto del proyecto establece, básicamente, una derogación completa de la Ley 25.563 que modificó la Ley de Quiebras anterior reinstaurando los plazos originales de exclusividad para el deudor y el «cram down».

De todas formas ésta puede no ser la versión final que se apruebe en el Congreso, ya que a partir de mañana comenzará el análisis en el bloque radical y en el justicialista, sin fecha prometida para la votación
. Ayer el bloque peronista de Diputados fijó sus prioridades legislativas -en una reunión de la mesa de conducción- y no incluyó el tema quiebras. Para la bancada antes están la suba de tarifas, precios, el futuro del CER y combustibles.

El gobierno, a pesar de eso, quiere apurar los tiempos del Congreso al máximo y tener lista la nueva ley cuanto antes, si es posible durante la visita de Jorge Remes Lenicov al FMI.

La redacción del proyecto final fue producto de varias reuniones realizadas ayer por la mañana en las oficinas de Jorge Capitanich adonde concurrieron Jorge Vanossi, Juan Pablo Cafiero, Eduardo Ratti, secretario Legal y Técnico de Economía, y por el Congreso Oraldo Britos, Jorge Matzkin, Eduardo Di Cola, José María Díaz Bancalari, Carlos Maestro, Miguel Pichetto, Lilina Negre de Alonso y Marcelo López Arias. Hasta ese momento no había acuerdo entre el Ejecutivo y el Congreso y, por las declaraciones de alguno presentes, quedó claro que faltaba todavía la palabra final de Jorge Remes Lenicov.

• Borrador

Por la tarde, la reunión fue en el Ministerio de Economía. Allí se reunieron Remes Lenicov, Capitanich, Ratti, Negre de Alonso, Di Cola (presidente de la Comisión de Legislación General) y Ricardo Falú, mientras Matzkin seguía las discusiones por teléfono. En un acto casi protocolar, se les entregó a los legisladores el último borrador del proyecto que impulsa Economía, aclarando que de ahora en más todo quedará en manos del Congreso.

El borrador del proyecto que ayer les fue entregado a los diputados y senadores incluye:

• Se derogan la ampliación a 180 días para el período de exclusividad para que el deudor presente propuestas que igualen el acuerdo de los acreedores. El proyecto vuelve a un máximo de 60 días el período de exclusividad del deudor.

• Se deja sin efecto la suspensión de 180 días en los procesos de quiebra.

• En los casos de acuerdos homologados, todos los plazos procesales de las quiebras ya iniciadas se reanudarán a partir del próximo 30 de junio. Es decir, se elimina el artículo 11 de la Ley 25.563 que suspendía por los 180 días la apertura del proceso de quiebra y se establece que los acuerdos homologados se deberán cumplir desde el 30 de junio de 2002, es decir que no tendrán prórrogas
.

• Se restituye el «cram down» con todos los instrumentos vigentes en la Ley de Quiebras anterior, 24.522, que regula el procedimiento de oferta de los acreedores para hacerse cargo, previo acuerdo en sede judicial, de la empresa fallida.

La restitución del «cram down» incorpora una mayor facultad a los jueces para la homologación, siempre que se trate de un convenio «equitativo» y no provoque ninguna discriminación hacia los sectores firmantes de ese acuerdo, como los accionistas minoritarios en la quiebra. El juez de la causa debe pronunciarse sobre la homologación del acuerdo, que podrá hacerlo inclusive si tiene una sola propuesta, salvo que la encuentre contraria al orden público y a la moral.

Este punto será el más discutido en el Congreso, ya que las presiones de las empresas argentinas endeudadas se centraron en impedir que un comité de acreedores se haga cargo de la empresa. Dar mayores poderes a los jueces en este punto es una de las flexibilizaciones que el gobierno incorporó a los pedidos del FMI.

• Se modifica el plazo de suspensión de las ejecuciones de viviendas, bienes afectados a la producción, comercio o prestación de servicios decretados en procesos judiciales o extrajudiciales. Aquí se incluyen la suspensión de los juicios hipotecarios dentro y fuera del sistema financiero.A partir de ahora, y tal como fue fijado en un veto del Poder Ejecutivo, se deberán computar una suspensión de 180 días corridos y no hábiles, como se fijó en la ley original. Por lo tanto, ese tipo de ejecuciones se reactivaría a mediados de agosto
.

• Se elimina por ley la disposición que obligaba a los bancos a negociar con los deudores, y en caso de no llegar a un acuerdo a previsionar la deuda como pérdida.

• Se amplían las facultades para los jueces en cuanto a la posibilidad de aceptar, denegar o modificar las propuestas de homologación de acuerdos de los acreedores.

Dejá tu comentario