Lo peor surgió luego del cierre

Economía

Los números de IBM habían sido recibidos de manera positiva por el mercado, dando pie a una apertura ligeramente alcista, que encontraba algún freno en los de Nokia y SBC Communications. Pero esto duró poco y pronto se inició una baja en todos los grandes índices. El informe sobre los Leading Indicadors asestó otro ligero golpe a las acciones a las que se sumaron las palabras del presidente de la Fed de Nueva York, Mac Donough, afirmando que la economía podría tomarse todavía algo más de lo esperado para comenzar a crecer. Lentamente las acciones comenzaron entonces a recuperarse hasta que minutos después del mediodía se conoció la noticia del avión que se estrellaba en Italia contra el «palacio Pirelli». La posibilidad de que fuera un atentado generó otra ola bajista que llevó a que las Blue Chips marcaran un retroceso máximo de 1,6%, en tanto que los papeles tecnológicos cedían 1,7%. La rápida desmentida que fuera un ataque terrorista mejoró las cosas y las acciones comenzaron a recuperarse en parte gracias a las subas de McDonald's y American Express (con buenos números ambas) aunque sin volver a alcanzar a colocarse del lado ganador. Para cuando sonaba la campana del NYSE el Promedio Industrial marcaba una merma de 0,15% en tanto que el NASDAQ otra de 0,46 por ciento. La pregunta ahora es si lo sucedido ayer tiene alguna importancia frente a lo que empezó a ocurrir luego del cierre de las operaciones: eBay, Xilinx y Microsoft, informaban números debajo de los del consenso del mercado. Lo suficientemente debajo de lo esperado como para que muchos comenzaran a hablar de que hoy tendríamos una apertura horrible, hecho que parecería confirmar el desplome de casi 5 por ciento en las acciones de Microsoft.

Dejá tu comentario