Apoyo de la Fed no fue unánime

Edición Impresa

Washington - Estados Unidos recibió con beneplácito la acción coordinada de los grandes bancos centrales del mundo con el fin de aliviar un poco la presión de liquidez sobre el sistema bancario europeo, aunque se supo que la decisión de la Fed no fue unánime. «Recibimos con beneplácito y apoyamos las acciones adoptadas hoy por los bancos centrales alrededor del mundo para ayudar a aliviar la presión sobre el sistema financiera europeo y ayudar a promover la recuperación económica global», dijo ayer el secretario del Tesoro, Timothy Geithner. El Tesoro normalmente no comenta las medidas del banco central, pero Geithner ha insistido en instar a Europa a enfrentar con firmeza su crisis de deuda soberana, porque representa un peligro para la ya complicada recuperación global.

Pese a los aplausos de la Casa Blanca, la decisión de la Fed de ofrecer fondos frescos a los mercados financieros que sufren con la crisis europea no fue unánime. El consejero Jeffrey Lacker, presidente de la Fed de Richmond, discrepó de la decisión, dijo ayer un vocero de la Fed. Lacker tendrá derecho a voto en el Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed, que adopta la política monetaria, a contar del próximo año, pero fue llamado como suplente del representante de la Fed de Filadelfia, Charles Plosser, quien no pudo conectarse a la videoconferencia del lunes en la que se tomó la decisión. Tanto Lacker como Plosser son vistos en general como duros contra la inflación y se han manifestado escépticos de algunas de las medidas extraordinarias adoptadas por el banco central estadounidense en respuesta a la crisis financiera y la recesión de 2007-2009.



Agencia Reuters

Dejá tu comentario