Artillería frente al dólar y las tasas

Edición Impresa

Las tasas de interés no dan tregua. La Badlar cerró en su nivel más alto desde noviembre de 2008, cuando tocó el 26% anual, al 22,88% anual. En otras palabras, que hoy a un inversor le paguen una tasa del 2% mensual por inmovilizar su dinero en un plazo fijo a 30 días es tan normal como que al pequeño y mediano ahorrista le den el 1,5%.

El Gobierno sabe que este nivel de tasas, si bien aquieta al dólar, va contra el consumo. Las operaciones inmobiliarias se frenan y la venta de autos se está resintiendo.

Por eso comenzaron con métodos de presión sobre los bancos para que bajen las tasas de interés y presten más. Pero Amado Boudou, el ministro de Economía, y Mercedes Marcó del Pont, la titular del Banco Central, no tienen la fuerza disuasiva de Guillermo Moreno.

El método del secretario de Comercio Interior, que calmó al dólar de manera no ortodoxa la semana pasada, sacó patente de «exitoso» aunque todavía la historia no terminó. Bajar la tasa con esta elevada inflación y mantener el tipo de cambio retrasado es volver a los orí

El problema es que los funcionarios dan por ganada la batalla contra la demanda de dólares y es una guerra que no terminó. El viernes, después de varias semanas de caída, las reservas del Central subieron u$s 19 millones a u$s 46.026 millones. Claro que esto se debe a la compra de u$s 70 millones en el mercado de contado más la suba del oro, la libra y el euro.

Continuidad

La realidad es que siguen los retiros de depósitos, aunque en menor cantidad. Se estima que los ahorristas retiraron el 35 por ciento menos de dólares que la semana anterior.

Pero las empresas ahora que se acerca fin de año querrán girar divisas.

La fuga de capitales, en tanto, se mantiene a un ritmo elevado. Tampoco podrán mantener alejados del mercado a los importadores que deben hacer frente a sus obligaciones.

Los viajeros o los que pagan alquileres en dólares o los que van a veranear a la costa uruguaya o brasileña necesitarán divisas, y si se las niegan en la plaza oficial irán al mercado marginal, que mantiene sus precios cercanos a $ 5.

Por otra parte, los bonos no son refugio para los ahorristas en moneda local. Los títulos en pesos perdieron a lo largo de la semana pasada casi el 15%.

Son la peor inversión del mes. Hasta los bonos en dólares sucumbieron por la fuerte caída de los títulos de la deuda de algunos países europeos. Tanto el Bonar X como el Boden 2015, dos títulos en dólares que fueron refugio de inversores locales y externos por sus buenas rentas, ahora están en retroceso. El Boden 2015 perdió el viernes casi el 1%. Sólo se pudo rescatar el Boden 2012, un verdadero plazo fijo en dólares que vence el 3 de agosto, que subió casi el 1,50%.

Por eso esta semana va a ser clave. Se va a ver un escenario distinto y con demanda de divisas. Los bancos no pueden estar demasiado tiempo sin adquirir divisas cuando del otro lado del mostrador tienen una demanda genuina.

Dejá tu comentario