Avatares de la TV

Edición Impresa

Jorge Rial editorializó sobre televisión en un sitio de Internet con el título «El basurero del verano» y fue llamado por Luis Majul para que se explayara en su programa radial «La cornisa». Lo curioso es que Rial no se refería a la cobertura minuto a minuto de la desafortunada temporada de Nazarena Vélez, sino que su crítica era para el récord de repeticiones de programas durante enero. Calificó a enero de «patético, inclasificable, interminable y aburrido», algo no demasiado errado, claro que lo hizo amparándose en que él produce 3 horas diarias, en vivo, en «América». «Si tuviera acciones en un canal, exigiría a los programadores una miserable idea. Pediría a los gritos que respeten a la gente que no se va de vacaciones y sigue teniendo a la televisión como compañía», pontificó. De sus dichos se infiere que, para él, las declaraciones en «Intrusos» de Luciano Garbellano sobre Nazarena Vélez, o las imágenes de ésta trasladada en camilla, por citar un par de ejemplos, son más «respetuosas» que las reiteraciones de «Los Simpsons», que según dijo también, «lograron que odie a Homero».

Se conoció el nombre que tendrá el programa de Roberto Pettinato en «América»: «Un mundo perfecto» debutará el 2 de marzo y ya se publicita con un Pettinato pelado y con tatuajes. Clara parodia a Tinelli, que también fue criticado por Mario Pergolini. Como en «Duro de acostar», el programa de Pettinato contará con banda en vivo, donde el anfitrión tocará el saxo. También hará su clásico monólogo (como en «Duro de domar»), que fue siempre uno de sus fuertes, además de los chistes de «El gato de Verdaguer». Habrá una entrevista con un invitado en el piso, que excederá las preguntas y respuestas del «verdadero o falso» de su ciclo anterior, aunque siempre se mantendrá el tono humorístico.

Volvió con buen rating «Detrás de la magia», programa que revela los trucos y secretos de los magos, algo que reprueba la mayor parte de la comunidad de ilusionistas y magos, naturalmente. Por eso será que, como en la temporada anterior, el «traidor» aparece enmascarado.

Luego de un enero amargo en las taquillas de Mar del Plata y Carlos Paz, Rodofo Ranni dijo en «La pregunta animal» que no le preocupaba quién vende más entradas, en relación a la obra que protagoniza junto a Emilio Disi, «La jaula de las locas». «Muchas veces vamos con Disi a comer afuera en Córdoba y siempre le digo que si se va a poner a hablar de trabajo, yo me voy. Para mí, el momento de comer es sagrado y no se puede tener siempre lo laboral en la cabeza. Siempre elijo las propuestas que más dinero me ofrecen es cierto, pero también las que más me gustan, tienen que darse ambas cosas». Con cabeza de actor más que de productor, Ranni no parecía reparar en que se trató del peor verano desde la crisis de 2001 ni que en Carlos Paz quien lidera es Florencia de la V.

Otra de las entrevistas de Gerardo Rozín esta semana fue a Adrián «Facha» Martel, quien habló sobre anécdotas vinculadas a Alberto Olmedo y la droga. «Yo tomaba cocaína para trabajar, y con eso encima no comés, no dormís, no tenés buen sexo. Yo creía que si no tomaba no podía caminar, al menos psíquicamente». En un verdadero revival, Martel también fue entrevistado por Chiche Gelblung estos días y más o menos habló de lo mismo, pero Gelblung no es Rozín, y fue más a fondo. Le preguntó si había tenido sexo con hombres, y Martel asintió. Eso sí, cuando Chiche le preguntó si era cierto que Carlos Monzón había tenido un affaire homosexual con Alain Delon, respondió: «Jamás; Carlos era muy homofóbico».

Dejá tu comentario