Avatares de TV

Edición Impresa

 
  • «Graduados» en «Telefé», que sigue firme como lo más visto de la TV (el martes hizo 23.3 y «Soñando por cantar» quedó segundo con 22.1), tuvo en su último episodio un nuevo viaje a los 80, con sucesión de canciones de rock nacional. Pasaron desde «Soda Stereo» a «Los enanitos verdes» en las voces Nancy Duplaá, Daniel Hendler y Mex Urtizberea, quienes habían concurrido a un cantobar. Otro recurso para traer temas de los 80, además de las cortinas musicales y los temas que pasa el personaje de Julieta Ortega en su radio. 

  • «Cuestión de peso» recibió críticas, más allá de claros méritos como haber logrado la sanción de ley de talles y tantos avances vinculados con la obesidad. Sin embargo, el reality conducido por Claribel Medina en «Canal 13» exhibe a diario excesos (no de comida sino de los médicos, profesores de gimnasia y los propios participantes), en relación al «castigo» diario que llega a la humillación de los participantes, cuando no se baja de peso o, el infierno, cuando se sube. Viviana Canosa entrevistó a la Tota Santillán, quien pasó por ese programa y se refirió a las mejoras y reacaídas en su enfermedad. Ambos se refirieron al caso de Roly Serrano en el reality y cargaron las tintas sobre la exposición a la que se somete a los concursantes. 

  • Más allá de ser un subproducto de «Bailando por un sueño» y tener como objetivo recordarle al público que pronto llega Marcelo Tinelli, «Soñando por bailar» se ha convertido en un alegato de la morbosidad y falta de escrúpulos que reina tanto en el medio televisivo como en el de la danza o el teatro. Los participantes se propinan las maldades y traiciones mas aberrantes con el fin de seguir en el concurso y brillar más que el compañero. Se han visto acciones deliberadas para dañar físicamente a algún participante y riñas como las que protagonizan vedettes de revista por el cartel. Nada muy diferente a lo que muestran, con más arte, tantas películas sobre el retorcido ambiente de la danza o el teatro.

  • En un año de divorcios muy resonantes en la farándula criolla, como el de Andrés Calamaro de Julieta Cardinali o Nicolás Cabre de María Eugenia Tobal, se suma esta semana el caso Jorge Rial. Gracias a su confesión, desde Venecia, sobre su separación y nuevo romance con la «Niña» Loly, «América» logró su promedio de rating más alto en lo que va del 2012. La novedad fue ayer la entrevista en «Desayuno americano» de «América» la confesión de su novia Loly: «Todos tenemos la imagen de que Rial es frío, pero me sorprendí, es muy tierno, es un hombre inteligente, caballero y atento. Me hace sentir una reina y estoy fascinada». En el entorno de la ex mujer de Rial, Silvia D´Auro, se habla de una demanda millonaria. 


  • Bozal legal para la ex empleada de Mirtha Legrand: después de que Lina Rosa Díaz denunciara a la diva de supuestas irregularidades en su contratación, una jueza civil le prohibió seguir mencionando a la actriz en los medios. El bozal legal para Díaz fue dispuesto por la magistrada Cecilia Yolanda Federico, quien ya comunicó su decisión «a todos los medios de para que se abstengan de reproducir las declaraciones ya efectuadas por la demandada, con anterioridad al dictado de la presente». El fallo sostiene que si bien Mirtha es «una persona pública de fama reconocida», ello «no implica que su vida privada o situaciones domésticas tengan que ser difundidas a través de terceros sin su consentimiento». De esta manera, Díaz -quien exige que la diva le pague un resarcimiento económico de hasta 800 mil pesos- no podrá mencionar a Legrand y, en caso de hacerlo, será sancionada.
  • Dejá tu comentario